Nicaragua tendrá una microrred híbrida con almacenamiento y una instalación fotovoltaica de 2 MW

Share

La empresa navarra Solartia ha iniciado la construcción de una instalación fotovoltaica en la isla de Corn Island, perteneciente a Nicaragua y en la que habitan 7.500 personas. Según informa la empresa, la isla podrá reducir en un 60 % el uso de energías fósiles.
El proyecto ha resultado ganador frente a otros 20 en la licitación internacional convocada por la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL) dentro del marco del “Programa Nacional de Electrificación Sostenible & Energía Renovable (PNESER)”financiado con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo, y supondrá una inversión próxima a los 4 millones de euros .

La también española Ingeteam suministrará los inversores.

Una vez que esté concluida la microrred híbrida de Solartia, los habitantes de Corn Island que, en la actualidad necesitan de grupos electrógenos que queman gasóleo para producir los 6.500 MWh de electricidad que consumen, dispondrán de un sistema autónomo, automático, inteligente e independiente que suministrará esa misma potencia a partir del uso de fuentes renovables, en este caso, de origen fotovoltaico.

La propuesta de la empresa navarra permite, asimismo, el almacenamiento y el abastecimiento en calidad y cantidad de tal forma que el usuario final es ajeno a la fuente que le proporciona la corriente eléctrica. De esta forma, ante la posibilidad de que se agoten o no existan las fuentes renovables en las que se basa el sistema, de forma automática se conectarán los grupos electrógenos para atender debidamente la demanda de la isla caribeña.

Solartia subraya que se trata de una de las pocas iniciativas de este tipo que se han desarrollado a nivel mundial bajo el concepto de autonomía y autosuficiencia por lo que, además de ser aplicable en islas como Corn Island, también se puede trasladar a otros ámbitos y escenarios como minas, empresas u hoteles de lujo situados en zonas remotas.

La puesta en marcha de la micorred irá acompañada, también, por la implantación de un campo solar de 2 MW, compuesto por más de 6.000 paneles solares y con capacidad de almacenamiento gracias a sus más de 40.000 kilos de baterías de ion-litio.

Solartia estima que la instalación entre en funcionamiento a finales de este mes de mayo. Entonces, según sus cálculos, se evitará la combustión de más de 1 millón de litros de diésel al año al tiempo que estiman que el retorno de la inversión se logrará en un intervalo entre los 4 y 5 años.

“El proyecto en Corn Island demuestra, una vez más, que Navarra tiene capacidad para estar a la vanguardia mundial del sector renovable”, apunta José Emilio Mendivil, CEO de Solartia quien añade que el diseño y la construcción de este tipo de microrredes “representa toda una oportunidad para aquellas empresas que, como la nuestra, basan su trabajo en el conocimiento”en la medida en que “la tendencia del mercado está basada cada vez más en la construcción de proyectos innovadores como el que estamos liderando ahora mismo en Nicaragua”, añade.