¿Es posible fabricar en Chile litio justo?

Share

De la revista pv magazine 01/20.

Los titulares: “La sucia verdad de la transformación de la movilidad”, “El coste real de los coches eléctricos” y “La gente muere aquí por nuestros coches eléctricos” son simplemente sensacionalistas. E historias como estas ponen en duda la sostenibilidad de las baterías de litio. Claro, los argumentos son plausibles: El alto consumo de materias primas empeora el medio ambiente, las cadenas de suministro son todo menos transparentes y el problema del reciclaje no está resuelto. Entonces, ¿es mejor simplemente mantener el diésel?

Vale la pena mirar más de cerca, especialmente al metal del momento: el litio. El material da nombre a varias químicas de iones de litio, conocidas colectivamente como baterías de litio, aunque normalmente solo representa alrededor del 5% del peso total de las células recargables. Otras materias primas que se utilizan son el cobre, el aluminio, el níquel, el grafito y el cobalto, y este último también suele ser objeto de un debate crítico. La cantidad exacta de materias primas que se utilizan tiende a variar entre las diferentes químicas de las baterías, pero en general se está intentando reducir el uso de sustancias problemáticas y al menos disminuir el contenido de cobalto. Sin embargo, en la actualidad no se puede evitar el uso de litio para electrodos y electrolitos en aplicaciones comerciales.

Las necesidades de litio por kilovatio hora de capacidad de almacenamiento utilizable para un sistema de baterías se acercan a los 200 gramos. A pesar de esta cantidad comparativamente pequeña, el auge de los automóviles eléctricos y de los sistemas de almacenamiento de baterías estacionarias ya ha provocado un fuerte aumento de la producción de litio en los últimos años. Mientras que la producción anual del metal ligero solía ser de unas 31.500 toneladas métricas en promedio, el año pasado aumentó a unas 85.000. Y solo estamos al comienzo de la electromovilidad.

No hay escasez

A pesar del aumento de la tasa de extracción, no se espera que el litio llegue a ser escaso. Las reservas económicamente utilizables del mundo son alrededor de 14 millones de toneladas métricas, mientras que las reservas probadas ascienden a unos 62 millones de toneladas. El litio se encuentra en las rocas minerales en una fracción de entre el 1% y el 5% en países como Australia, Zimbabwe y China. Sin embargo, la extracción a partir de salmueras, es decir, soluciones acuosas de sales, es más rentable. Las salmueras se pueden encontrar debajo de los lagos salados en el “triángulo del litio” que abarca Chile, Bolivia y Argentina. El contenido de litio en las salmueras es apenas del 0,2%, pero la extracción por evaporación del sol es mucho más competitiva que la separación del metal de la roca mineral.

No hay forma de evitar los lagos salados de Sudamérica. Un epicentro es el Salar de Atacama en Chile, donde se dice que está la mitad de las reservas mundiales. Para extraer el litio, se bombea salmuera desde una profundidad de 20-40 metros y se la introduce en las cuencas de evaporación. El agua se evapora durante varios meses hasta que quedan escorias, con una concentración de litio del 6%. El procesamiento químico para convertirlo en carbonato de litio comercial consume no solo productos químicos, sino también agua adicional. La refinería que procesa la escoria para convertirla en carbonato de litio se encuentra en la costa cerca de Antofagasta, donde se utilizan cada vez más plantas de desalinización marina.

El proceso de extracción de litio hace descender el nivel de las aguas subterráneas en la región desértica, lo que contribuye a la desertificación. La producción de litio en el Salar de Atacama consume alrededor de 1,5 millones de litros de agua por tonelada métrica de carbonato de litio. El alto consumo de agua en las regiones desérticas es un eslabón débil en la producción de litio. “El agua se está evaporando en la región más seca de la tierra, una paradoja”, dijo Carolina Ferreira, abogada especializada en el sector y ex jefa de departamento del Ministerio de Minería en Santiago.

En la reserva natural Laguna Chaxa, cerca de la mina de litio Soquimich en el Salar de Atacama, los empleados se muestran reacios a hablar sobre el impacto de la minería de litio. Cuando se le preguntó si la laguna solía ser más grande, un guía turístico señaló las lagunas y dijo que “solía ser un lago continuo”. La desecación de las lagunas afecta principalmente a los flamencos, que se alimentan de microorganismos en el agua y son, a su vez, un alimento básico de los zorros.

La economía de subsistencia de las comunidades indígenas vecinas también se ve afectada por la disminución de las aguas subterráneas. Sin embargo, el desierto de Atacama no es una región particularmente rica en especies o caracterizada por una fuerte actividad agrícola. Las principales fuentes de ingresos de la región alrededor del Salar de Atacama son la minería y el turismo alrededor del pueblo de San Pedro.

Importancia mundial

Además de Soquimich, la empresa estadounidense Albemarle también explota litio en Chile. Sin embargo, el foco de las críticas con respecto a la extracción de la materia prima se centra principalmente en los proveedores nacionales. Durante años, Soquimich ha sido acusada de intentar influir en las propuestas legislativas haciendo donaciones ilegales a políticos de diversos partidos. Además, se le acusa de asegurar ilegalmente los derechos de agua, impedir una nueva licitación de derechos mineros y no pagar las tasas completas de producción de litio entre 2009 y 2014. También se la acusa de violar las normas ambientales.

Con la nueva importancia del litio, los contratos de explotación del Salar de Atacama se renegociaron entre 2016 y 2018. El objetivo del gobierno era principalmente asegurar la participación de Chile en el mercado mundial después del importante crecimiento de la producción de litio en Australia en los últimos años. En base a los nuevos contratos, se pretende aumentar las exportaciones de carbonato de litio de 80.417 toneladas métricas en 2017 a 300.000 toneladas métricas. Los contratos renegociados estipulan una cuota de concesión máxima del 40% de los ingresos del carbonato de litio y del hidróxido de litio, dependiendo de los precios del mercado mundial.

En 2018, los ingresos del gobierno de Chile estaban en su límite superior, pero con los precios del litio actualmente en descenso, el costo de la concesión podría bajar al 25% este año. Otro 1,7% de los ingresos se destinan a la región minera –comparativamente poco–. En los últimos años, los gobiernos chilenos han tratado de promulgar varias iniciativas legislativas para crear un marco normativo para la minería del litio. “Hasta 2016, la regulación y el control de la producción de litio eran muy débiles”, dijo el abogado Ferreira. “Las diversas disposiciones de los nuevos contratos con Albemarle y Soquimich han dado al Estado un papel más importante”. Sin embargo, el Parlamento rechazado el pasado septiembre un proyecto de ley que proponía un derecho teórico para nacionalizar la producción de litio.

Innovación

Los contratos renegociados con las empresas mineras de litio también estipulan que se utilizarán nuevas tecnologías para la expansión prevista de las operaciones. Los representantes de la industria minera señalan que el proceso de obtención de litio a partir de salmueras es todavía relativamente nuevo y que mejorará, por ejemplo, al condensar el agua evaporada para poder devolverla posteriormente al suelo. Otro enfoque consiste en bombear la salmuera de nuevo a las aguas subterráneas después de que se haya extraído el litio. Un método completamente nuevo consiste en filtrar el litio directamente de la salmuera mediante membranas, evitando así la evaporación que requiere mucha agua.

El sector minero chileno es consciente de que la presión de los compradores de materias primas aumentará. Por lo tanto, está abierto a una extracción de materia prima más sostenible. Se han preparado varios documentos de estrategia para un sector minero ecológico. En agosto, el Ministerio de Minería celebró una mesa redonda sobre la minería ecológica. Se examinaron enfoques generales para el sector minero del país, en particular para la gestión del agua, la reducción de las emisiones y el reciclado. Sin embargo, es poco probable que los requisitos sean demasiado estrictos, ya que es más factible que las autoridades chilenas recurran a compromisos voluntarios de la industria.

No obstante, el debate sobre el clima también está llegando a América del Sur. Las empresas internacionales con peso pueden sin duda influir en la sostenibilidad en la parte superior de la cadena de valor. Se espera que las empresas de automoción y los proveedores de baterías concedan cada vez más importancia al hecho de poder demostrar a sus clientes que las materias primas se han extraído de manera sostenible. También puede suponerse que, después del escándalo del diésel, la industria europea de fabricación de automóviles, por ejemplo, no querrá protagonizar titulares negativos sobre el daño ambiental causado por la minería del litio.

El impacto del costo

La certificación continua de los proveedores, de acuerdo con las normas de la ISO, podría al menos aportar más transparencia. Es concebible que se pueda pedir a los proveedores que obtengan la certificación ISO 9000 para la gestión de la calidad como indicador de buena gestión empresarial, la certificación ISO 14000 para la gestión ambiental o la certificación ISO 50001 para la gestión de la energía. Esas certificaciones entrañan costos adicionales para las empresas y, por lo tanto, también afectarán al precio del producto final. Sin embargo, como la protección del medio ambiente es un importante impulsor de la demanda de baterías de litio, el uso concienzudo y sostenible de los recursos debería ser algo natural y las nuevas estrategias de las empresas y los encargados de formular políticas ofrecen la esperanza de que exista la voluntad de comprometerse con la extracción sostenible.

En otras palabras, hay formas de reducir el impacto ambiental de la extracción de litio y las empresas de Europa pueden ejercer influencia para asegurar que estos métodos se apliquen. Sin embargo, la distribución justa de los ingresos en los países productores es más difícil. Para muchos chilenos, la forma en que Soquimich lleva a cabo sus negocios refleja el estado del país. Desde mediados de octubre, ha habido una inesperada y contundente protesta contra el modelo económico chileno. La riqueza de la extracción de materias primas no está llegando a todo el mundo. Sin embargo, la furia no está dirigida específicamente a la minería del litio. Las protestas actuales giran principalmente en torno al aumento del coste de la vida y el estancamiento de los ingresos. En vista del auge del litio, movimientos como “Litio para Chile” y “Atacama es de todos” llevan años reclamando una distribución diferente y más comunitaria de los ingresos procedentes de la minería del “oro blanco”.

El debate en torno a la minería del litio en Chile demuestra que la extracción de materias primas es complicada y eso también se aplica al cobre de Chile, el carbón de Colombia, el gas de lutita de Estados Unidos y el petróleo crudo de Nigeria. Las industrias de almacenamiento de baterías deberían dar prioridad al uso sostenible de los recursos por interés propio, para no ofrecer otro objetivo a quienes se deleitan con los titulares sobre la “sucia verdad de la transición de la E-movilidad”.

 

Por Stephan Franz