El MIT, el CSU y la SONAMI colaborarán con la Asociación para el Desarrollo del Instituto Chileno de Tecnologías Limpias

Share

En julio del pasado año se anunció que Antofagasta albergaría el Instituto Tecnológico del Litio, y a principios de 2019 se dieron a conocer los detalles y próximos pasos del denominado “Instituto Chileno de Tecnologías Limpias”, el cual se dedicará a impulsar la Energía Solar, la Minería de bajas emisiones y materiales avanzados de litio y otros minerales. El objetivo de este instituto es catalizar el desarrollo, escalamiento y adopción de soluciones tecnológicas limpias con marcado foco industrial en la industria chilena y, especialmente, en la minería.

El centro será financiado con recursos de Albemarle y SQM Salar, provenientes de sus contratos con Corfo para extender su producción de litio en el Salar de Atacama, considerando un aporte base de inversión de US$260 millones en 10 años.

En este momento , el proyecto se encuentra en la etapa Request For Information (RFI), abierta hasta el 20 de mayo.

Ahora, la Asociación de industriales de Antofagasta (AIA) ha publicado la incorporación al consorcio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), así como del Instituto de Energía de la Universidad Estatal de Colorado (CSU), y de la Sociedad Nacional de la Minería de Chile (SONAMI) para colaborar con la Asociación para el Desarrollo del Instituto Chileno de Tecnologías Limpias (ASDIT). El consorcio ha estado coordinando visitas internacionales e invitaciones a empresas del rubro minero y energético, de cara a sentar las bases para una sólida postulación, cuyo plazo límite es el 20 de mayo.

“Estamos muy satisfechos con la incorporación de estas dos instituciones de alto prestigio internacional, que tienen experiencia en innovación e investigación, y por supuesto de SONAMI, que suma historia y peso para seguir fortaleciendo un gobierno corporativo que permita adjudicarnos la licitación del instituto”, expresó el presidente de la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), Marko Razmilic, destacando que el trabajo del Instituto Chileno de Tecnologías Limpias.

Razmilic recordó que, entre los objetivos definidos por Corfo al convocar propuestas de carácter internacional, se encuentra el desarrollo de materiales que agreguen valor a la industria del litio y la electromovilidad; así como el impulso de tecnología fotovoltaica adaptada a climas desérticos; y la propulsión de minería verde y tecnologías de baja emisión.

“La idea matriz de constituir el instituto en nuestra zona es que Antofagasta se transforme en un centro de referencia mundial para aprender sobre litio, sales y energía solar, aspirando no sólo al desarrollo de capital humano altamente calificado, con la preparación de 100 especialistas, sino también para asegurar una vinculación con institutos técnicos que permita una inserción en la cadena de valor. Para todo este proceso la experiencia del MIT y la CSU es clave”, explicó Razmilic.

El consorcio nacional que participará en la licitación del Instituto Chileno de Tecnologías Limpias se llama Asociación para el Desarrollo del Instituto de Tecnologías Limpias (ASDIT), y agrupa a la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA) y a 11 universidades chilenas: la Universidad de Antofagasta (UA) y la Universidad Católica del Norte (UCN) son las principales impulsoras de la iniciativa, en la que también participan la Universidad Católica; Universidad de Santiago de Chile; Universidad Técnica Federico Santa María; Universidad de Atacama; Universidad de Tarapacá; Universidad de Talca; Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; y la Universidad de Concepción.

A este grupo se suma la Corporación Alta Ley, y hoy la Sonami, el MIT y la CSU, para colaborar en un levantamiento de capacidades de camino a postular a la licitación de Corfo.