El mercado de almacenamiento de baterías tendrá un valor de 13.000 millones de dólares en 2023

Share

A medida que la capacidad de energía renovable aumenta en todo el mundo, los mercados están cambiando, creando oportunidades para nuevos negocios y tecnologías.

Uno de los principales beneficiarios de la marea renovable es una industria de almacenamiento de baterías cuyo volumen de mercado mundial aumentará a 13.130 millones de dólares para 2023, impulsado por la necesidad y la caída de los precios de los sistemas.

Esa es la predicción hecha por la compañía de análisis de mercado Globaldata en su informe Battery Energy Storage Market, Update 2019 – Global Market Size, Competitive Landscape and Key Country Analysis to 2023 (Mercado de Almacenamiento de Energía de Baterías, Actualización 2019 – Tamaño del Mercado Global, Paisaje Competitivo y Análisis de Países Clave 2023), que establece que la región de Asia y el Pacífico (APAC), así como Europa, Oriente Medio y África (EMEA), serán los mercados de almacenamiento de baterías dominantes hasta el año 2023.

Según los analistas, la región APAC representó el año pasado el 45% de la capacidad de almacenamiento de baterías instalada en el mundo. La región continuará en esa trayectoria, dijo Globaldata. En China, la India, Japón, Corea del Sur y Filipinas en particular, el aumento significativo de la generación renovable conectada a la red requerirá un control de frecuencia de la red para mejorar la resiliencia, según los analistas.

La región EMEA aumentó significativamente su cuota de mercado de almacenamiento de baterías entre 2013 y 2018, año en el que sumaron un 26% del mercado mundial por valor de 1.720 millones de dólares. El informe de Globaldata añade que el mercado europeo tiene una fuerte demanda de flexibilidad y será el motor de la EMEA para impulsar el almacenamiento, y África y Oriente Medio seguirán su ejemplo una vez que el despliegue de energías renovables gane impulso.

El mercado de almacenamiento de baterías en América fue ligeramente mayor que el de EMEA, con un valor registrado de 1.970 millones de dólares el año pasado, lo que representa alrededor del 28% del mercado mundial. Chile, Canadá, Brasil y Estados Unidos, en particular, experimentaron una rápida aceptación del almacenamiento.

Bhavana Sri, analista de Globaldata, dijo: Estados Unidos ha sido el mayor mercado nacional de sistemas de almacenamiento de energía con baterías, tanto en términos de capacidad instalada acumulada como por valor de mercado, para proyectos instalados hasta 2018, y es probable que continúe liderando el mercado a nivel nacional”. Se estima que el mercado estadounidense de almacenamiento de energía de baterías alcanzará los 2.960 millones de dólares en 2023, lo que representa el 23% del mercado mundial.

Esto se debe en gran medida a los fuertes programas de incentivos en algunos estados de Estados Unidos, donde los autores del informe destacaron a California, que ya tiene previstos más de 1,3 GW de capacidad de almacenamiento para el próximo año.

Globaldata dijo que la tendencia a modernizar las redes para alcanzar el nivel de resiliencia necesario para acomodar las energías renovables está impulsando el mercado del almacenamiento en todo el mundo. La necesidad resultante de una red eléctrica inteligente y servicios auxiliares, así como la autosuficiencia que buscan los consumidores, son esenciales para el despliegue a gran escala de sistemas de almacenamiento de baterías.

“Las condiciones del mercado están mejorando y cada vez más empresas están pasando a una generación descentralizada, lo que conduce a un aumento en el despliegue in situ de energías renovables y baterías, como ocurre con las micro o minirredes “, añadió Sri, de Globaldata. “Las políticas de apoyo y las elevadas tarifas de la electricidad también están empujando al mercado hacia las energías renovables y el almacenamiento también a nivel del consumidor final. A medida que el sector energético evoluciona para adaptarse a las nuevas tecnologías y a las diferentes tendencias del mercado, el almacenamiento de energía desempeñará un papel central en la transición y transformación del sector energético”.