Chile: Acesol toma posición sobre los medidores inteligentes

Share

Dos semanas después de que empezara una discusión sobre la ley para instalar medidores inteligentes en 6,5 millones de clientes de suministro eléctrico de Chile a 2025, la Asociación Chilena de Energía Solar (Acesol) ha presentado su posición en relación a la introducción de los medidores bidireccionales en el mercado eléctrico del país.

Ventajas para la solar sobre cubierta bajo net billing

La asociación cree que los nuevos dispositivos, además de modernizar el sistema eléctrico chileno, ofrecerán una ventaja indiscutible a todos los consumidores de energía eléctrica, y sobre todo a los clientes residenciales, que quieran instalar un sistema fotovoltaico, ya que la bidireccionalidad de los nuevos medidores les permitirá controlar directamente el exceso de energía inyectado a la red bajo el esquema de net billing.

Acesol, sin embargo, dijo también que la ley debería haber sido más discutida antes de su aprobación  y que ahora sería necesaria una licitación pública internacional para la compra de los medidores, para garantizar a los usuarios que los gastos que tendrán que emprender para la instalación de los dispositivos se hagan de manera transparente y a costo óptimo.

La cuestión de la propiedad de la información del medidor

Según la asociación, además hay otro punto más importante de la ley que merece mayor atención, o sea el uso y propiedad de la información del medidor. Acesol, de hecho, cree que esta información no pueda ser utilizada sin el permiso expreso de sus propietarios exclusivos, que son los consumidores, y que las empresas distribuidores deberían tener acceso a dicha información sólo para los fines de la Norma Técnica de Calidad de Servicio para Sistemas de Distribución (NTCSSD) y para calcular las facturas de la electricidad. “Creemos firmemente que debe ser un tercero, un administrador de información de medidores, quien maneje la información,” dijo la asociación en una nota. “Esperamos que en Nueva Ley de Distribución se cree un organismo con estas facultades y características para mayor trasparencia del mercado,” agregó. “Los medidores inteligentes aportan importantes beneficios a los clientes porque generan información de consumos hora a hora que puede ser analizada por terceros independientes de las distribuidoras, debidamente autorizados por los mismos clientes, diseñando y promoviendo nuevos servicios que permitan a los clientes usar aún más eficientemente la energía, pudiendo llegar incluso a mejorar el confort térmico de las viviendas junto con reducir el consumo de energía.

Costos adicionales para los clientes

Ya que la instalación de los nuevos dispositivos implicará un costo adicional para los consumidores, que se incluirá en las tarifas de electricidad, Acesol recuerda que las distribuidoras verán reducidos sus costos de operación al no tener que enviar lectores a cada medidor y al interrumpir remotamente el suministro de electricidad por no pago oportuno de la cuenta de los clientes. “Todas estas reducciones de costos operacionales se traspasan a los clientes regulados vía menores tarifas de distribución, cada vez que se fijan tales tarifas”, dijo la asociación en su comunicado, agregando, sin embargo, que las mismas distribuidoras deberían recurrir a nuevas inversiones, así como al uso de algunos recursos adicionales de operación. “De acuerdo al cálculo del última VAD, las disminuciones por costos operacionales sólo compensarían parcialmente los aumentos de costos por implementar los medidores inteligentes y estándares más exigentes,” agregó.

“En resumen, en el marco de exigencias de mejores estándares de prestación del servicio público de distribución, el reemplazo de los medidores antiguos por medidores inteligentes es un paso importante en la dirección correcta desde el punto de vista de los clientes regulados de distribución, aunque ello representa en definitiva un mayor costo inicial para los usuarios,” concluyó la asociación.