2035, el punto de inflexión de las energías renovables

Share

En un nuevo informe sobre la transición energética global, Thinking global energy transitions: The what, if, how and when, Wood Mackenzie, que recientemente adquirió GTM Research, postula que el 2035 marcará el “punto de inflexión”, en el que el mundo se alejará del petróleo y el gas para dar comienzo a la era de las energías renovables.

Para los analistas, la transición energética global (GET) se completará cuando las nuevas tecnologías alcancen una participación de mercado del 20 %, o representen el 50 % de la nueva actividad de desarrollo o ventas.

El creciente movimiento por la sostenibilidad está ayudando con cambios como los objetivos de descarbonización, las inversiones verdes y la responsabilidad social corporativa, dice Wood Mackenzie, y agrega que las ciudades inteligentes también están ayudando a impulsar el progreso tecnológico. Se estima que alrededor de 1.000 de estas ciudades están en la planificación, con 300 ubicadas solo en China.

Sin embargo, según los analistas, son las renovables y las tecnologías basadas en la electricidad los dos factores clave que impulsarán el GET, algo que el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) y la Universidad de Tecnología Lappeenranta de Finlandia también destacaron recientemente, en dos informes separados.

De hecho, afirmando que “no hay alternativa a un mundo de 100 % de energías renovables”, Christian Breyer, profesor de Economía Solar en la Universidad de Tecnología de Lappeenranta, dijo en una entrevista ayer que la transición energética “no es solo una cuestión de supervivencia“, también es la forma más económica de configurar nuestro futuro energético, ya que la energía solar y las energías renovables tienen el potencial de reducir el LCOE del suministro de energía global de 70 € [80,91] / MWh en 2015 a entre 50 y 55 € / MWh para 2050 … ”

Continuó: “La parte más fácil de esta trayectoria será el cambio a las energías renovables del sector eléctrico, mientras que el trabajo duro tendrá que hacerse en los sectores de transporte, industria y químicos”.

Convergencia

Si bien el crecimiento de las energías renovables va mucho más allá de la electrificación, “para 2035, la convergencia de las dos marcará el comienzo de la era de las energías renovables”, proclama Wood Mackenzie, y agrega que las tecnologías “amigables con la sostenibilidad” como la conducción autónoma y las aplicaciones automáticas se convertirán en la norma.

Para este momento, predicen que cerca del 20 % de las necesidades mundiales de energía serán solares o eólicas, mientras que hasta el 20 % de todas las millas recorridas lo harán automóviles, camiones, autobuses y bicicletas con motores eléctricos. Además, para 2036, se espera que la demanda de petróleo aumente, y la demanda de petróleo desplazada de los vehículos eléctricos (VE) se duplicará a casi seis millones de barriles diarios, para 2040.

Wood Mackenzie afirma que, actualmente, los sectores de energía y transporte representan el 70 % de la demanda mundial de carbón, el 50 % de la demanda mundial de petróleo y más del 30 % de la demanda mundial de gas.

En una entrevista con pv magazine en agosto, Thomas Raffeiner, fundador y director general de The Mobility House, habló sobre cómo los EV ya están ayudando a transformar las redes eléctricas con la ayuda de inversores bidireccionales, que permiten no solo cargar la red a los vehículos, sino también de vehículo a red, y de vehículo a vehículo. También cree que “muy pronto … solo serán personas adineradas quienes manejen motores de combustión. La mayoría de la gente simplemente ya no podrá comprar un motor de combustión”.

Post singularidad

Después de 2035, se puede esperar que el mundo vea las tasas de adopción tanto de las energías renovables como del transporte electrificado “rápidamente” en aumento, “convirtiéndose en la opción por defecto en muchos sistemas de energía en todo el mundo”.

Wood Mackenzie también predice que la mitad de las nuevas centrales eléctricas construidas después de 2035, a nivel mundial, comprenderán energía solar, eólica o una combinación híbrida con almacenamiento; mientras que los vehículos eléctricos representarán la mitad de todas las millas de ruta adicionales recorridas.

La transición a la era de las energías renovables podría incrementarse por factores como el aumento de la competitividad de los costos, los avances técnicos en baterías y almacenamiento, y las políticas con visión de futuro. Sin embargo, aún existen desafíos para el GET, incluida la posibilidad de que los precios de las baterías no bajen tan rápido como se anticipó, la baja aceptación por parte de los consumidores de los VE, la falta de una infraestructura de carga adecuada y, por supuesto, políticas poco favorables.

“Los próximos 15 años de la transición serán críticos para estudiar, preparar y planificar”, dice Prajit Ghosh, jefe de estrategia global, energía y fuentes renovables de Wood Mackenzie. “Para que prospere la nueva realidad energética, las empresas y los inversores deberán comprender las oportunidades futuras en el panorama energético cambiante, mientras se mantienen en contacto con la evolución de los mercados del petróleo, la energía y los metales”.

¿Es suficiente?

La semana pasada, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) publicó un nuevo informe sobre diferentes maneras en que el calentamiento global puede mantenerse dentro del límite de 1,5 ° C. Su descubrimiento clave fue que se necesitan cambios sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, muy rápidamente y a gran escala.

Hasta 2035, el mundo tendrá que invertir US $ 2,4 billones entre 2016 y 2035 para la transición de los sectores industrial, energético, agrícola, residencial y de transporte, según los autores, equivalente al 2,5 % del PIB mundial; mientras que las emisiones globales de carbono causadas por el hombre tendrán que disminuir en un 45 % con respecto a los niveles de 2010, para 2030, para llegar a “cero-cero” para 2050.

Mientras tanto, en la entrevista de ayer, Christian Breyer dijo: “Un sistema mundial de energía basado exclusivamente en energías renovables y un mundo casi completamente electrificado son nuestras únicas oportunidades para evitar futuros desastres. Esto es absolutamente factible, y a costos más bajos que en la actualidad”.

Como tal, si bien las noticias de Wood Mackenzie son positivas, ¿será suficiente el GET para impulsar los cambios necesarios, en el período de tiempo requerido, para evitar más catástrofes climáticas en todo el mundo?