La solar es la renovable con mayor participación en el sistema eléctrico chileno

Share

El auge de la energía solar en Chile viene de la mano de la proliferación de numerosos proyectos, que no solamente prometen entregar energía adicional a la red de distribución, sino que también fomentar la productividad y economía de las zonas en que estos proyectos están inmersos.
Según reportes recientes, la energía solar es la fuente que más proyectos aprobados por el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) aporta en la actualidad, alcanzando una inversión total de US$ 51 millones, seguida por los eólicos (US$ 19 millones) y las centrales a carbón (con US$ 13 millones).
Resulta evidente el enorme beneficio de grandes plantas como El Romero Solar, de 246 MW: la mayor planta de Chile que aportará 316 millones de dólares al PIB del país: además de los empleos que genera, ahorra 21 millones de dólares anuales en costes asociados a gases de efecto invernadero y 4,2 millones en costes de salud vinculados a la contaminación atmosférica. Así lo revela el informe de impacto socioeconómico de dicha instalación, realizado por Acciona con el soporte metodológico de la consultora EY, una vez completada la puesta en operación comercial de la planta que inició su conexión a la red en noviembre de 2016.

Pero no solo deben destacar los beneficios de las grandes plantas: el interés por los proyectos solares bajo el esquema Pequeños Medios de Generación Distribuida (PMGD) sigue siendo muy alto en Chile. Según el último Reporte Mensual sobre las renovables publicado por la Comisión Nacional de Energía (CNE) del país, solo en el mes de julio han ingresado Servicio de Evaluación Ambiental 16 proyectos solares por una capacidad total de 139,7 MW .

Según se desprende del documento, las plantas tienen una potencia variable entre 6 y 9 MW y una inversión máxima prevista de unos 13,5 millones de dólares.

Jorge Leal, Country Manager de PV Power Chile, afirmó que “el aumento de PMGD confirma la tendencia que ya se visualizaba desde hace tiempo, respecto de que no es necesario contar exclusivamente con grandes parques solares para garantizar la alimentación de energía a la red”.
“Este crecimiento de los pequeños parques fotovoltaicos no solamente resta dependencia de una sola mega planta, sino que permite dinamizar la economía mediante proyectos diversos y situados en distintas localidades del país, no solo en el Norte Grande”, agregó el ejecutivo.
Por otra parte, con proyectos de este tipo, es posible realizar una conexión a la red de distribución, con lo cual toda la energía producida puede ser traspasada al Sistema Interconectado.