El BID y el Banco de Brasil se asocian para proporcionar financiación verde

Share

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Brasil se han asociado para proporcionar “financiación verde”. Según ha informado la entidad en un comunicado de prensa, la iniciativa busca movilizar inversiones privadas hacia las acciones de mitigación y modelos de negocios sostenibles y con huella de carbono pequeña.

El próximo día 26, las entidades anunciarán la primera fase de una cooperación técnica y financiera en tres áreas: los derechos humanos y el riesgo socioambiental, las finanzas verdes, y la medición del impacto económico, social y ambiental del crédito.

La iniciativa está alineada al mandato del BID y la estrategia de negocios del Banco de Brasil y su Plan de Sostenibilidad – Agenda 30 BB, como parte de su desafío de desarrollar soluciones financieras y modelos de negocio que promuevan la transición hacia una economía verde, sostenible e inclusiva.

A partir de 2017, el Plan de Sostenibilidad del Banco de Brasil pasó a denominarse Agenda 30 BB, reflejando las premisas de la Agenda 2030 global y en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible lanzados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2015.

Según una metodología desarrollada por la Federación Brasileña de Bancos (FEBRABAN), orientada a la medición e identificación de recursos asignados a la Economía Verde, en 2017 la cartera de negocios verdes de BB presentó un saldo de 197 mil millones de BRL (52,1 millones de dólares).

Integran esa cartera las operaciones de crédito relacionadas con inversiones y préstamos para energías renovables, eficiencia energética, construcción sostenible, transporte sostenible, turismo sostenible, agua, pesca, bosque, agricultura sostenible y gestión de residuos. También forman parte de la cartera áreas de carácter social, como la educación, la salud y el desarrollo local y regional.

“Captamos oportunidades en reforestación, infraestructura urbana, movilidad, generación de energía descentralizada, eficiencia energética y cadenas productivas sostenibles en actividades agrícolas y ganaderas. Nuestra Política de Responsabilidad Socioambiental (PRSA) prevé la actuación en conjunto con empresas, gobiernos y la sociedad en la definición de iniciativas orientadas a la reducción de riesgos y al aprovechamiento de oportunidades relacionadas a cuestiones socioambientales”, explica Carlos Netto, director de estrategia y organización del Banco de Brasil.

El BID busca apoyar al sector privado de los países de América Latina y el Caribe, financiando empresas y proyectos sostenibles para maximizar el desarrollo social y ambiental de estas regiones. “Las finanzas verdes representan una oportunidad de negocio con múltiples beneficios, desde la generación de ingresos hasta un uso más eficiente de los recursos naturales. En este sentido, los bancos tienen un papel clave en la propagación de esta agenda, porque su actuación ayuda a crear el entorno que favorece las inversiones a largo plazo necesarias. Creemos que esta asociación con el Banco de Brasil corresponde a una parte importante de las necesidades de inversión verde en Brasil”, dice María Netto, especialista en mercado financiero del BID.