La fotovoltaica en el mundo: Italia

Share

El spin-off de la Universidad de Milán Bicocca ha recaudado € 2,25 millones ($2,64 millones) a través de crowdfunding para ejecutar las próximas etapas en la fabricación de ventanas solares fotovoltaicas. Federico De Nora Spa, el holding de la multinacional de tecnología electroquímica, Industrie De Nora Group, invirtió la mayor parte, con 626.740 €, o el 25 % del capital.

Según Glass to Power, esta es la mayor cantidad jamás conseguida en una campaña de crowdfunding italiana. La puesta en marcha inicialmente recaudó € 300.000 ($351.000) en 2017, también a través de crowdfunding, para desarrollar su tecnología en una etapa previa a su salida al mercado, y para buscar socios industriales.

A pesar del éxito, la compañía no tiene la intención de volver al crowdfunding en el futuro, sin embargo, la asistente de negocios, Alessanndra Fiorini a dicho a pv magazine: “En el corto-mediano plazo no esperamos otras rondas de financiación y probablemente no usemos el crowdfunding. Esperamos comercializar nuestro producto a principios de 2019 y buscaremos nuevos socios industriales y comerciales “, dijo.

En junio de 2017, Glass to Power invirtió € 1 millón en la adquisición de las patentes para sus ventanas fotovltaicas transparentes de la Universidad de Milán Bicocca. El capital restante se utilizará ahora para cotizar en la Bolsa de Milán en los próximos dos o tres años; y para finalizar una línea de producción industrial.

 

Producción industrial

Glass to Power espera coinvertir 200.000 € con su socio, la empresa de plexiglás I & S. Estará ubicado en Rignano sull’Arno, Florencia, donde esta última tiene su sede. Si bien las primeras instalaciones experimentales se realizarán a fines de 2018, la primera apunta a comercializar su producto a principios del próximo año.

“La inversión afectará a las instalaciones y el personal y permitirá en pocos meses la realización de la primera unidad de producción de metacrilato totalmente dedicada a las necesidades de Glass to Power”, dijo Fiorini.

En cuanto a la gran escala, continuó, “la capacidad de producción se correlacionará con nuestra demanda en las primeras etapas. Otra inversión de 500K € se destinará al proyecto NanoFarm, con el objetivo de industrializar la producción de las nanopartículas Glass to Power para sus paneles (el núcleo de nuestra tecnología). Este proyecto será cofinanciado por la Provincia de Trento (valdrá 1 millón de euros) y con la colaboración del Laboratorio de Nanociencia de la Universidad de Trento “.

 

La tecnología

Glass to Power utiliza la tecnología del concentrador solar luminiscente y su objetivo es alcanzar una eficiencia del 5 %. Explicando la tecnología y el negocio con más detalle, Fiorini dijo: “La eficiencia objetivo será del 5 %, es decir 50 W por metro cuadrado. Nuestros paneles fotovoltaicos se basan en la tecnología de los concentradores solares luminiscentes (LSC): losas semitransparentes de materiales plásticos dopados con cromóforos que, tras la absorción de la luz solar, emiten nuevamente fotones a una longitud de onda más larga.

“Estos fotones son impulsados por la reflexión total a los bordes del dispositivo donde se convierten en electricidad por las células fotovoltaicas convencionales. Las nanopartículas diseñadas para nuestros paneles están patentadas por el profesor Sergio Brovelli y Francesco Meinardi de la Universidad de Milán Bicocca.

“Como nuestros dispositivos son transparentes, no usan toda la luz para producir energía, por lo tanto, su eficiencia no puede compararse con los paneles fotovoltaicos opacos estándar.

“Sin embargo, la fortaleza de nuestra tecnología es que nuestros paneles pueden instalarse en una superficie mucho más grande, la de los edificios de vidrio modernos. Con una eficiencia de alrededor del 5 %, es posible producir cantidades de energía relevantes.

“Por ejemplo, una fachada de un edificio como el Shard en Londres, si se construye con nuestra tecnología LSC, produciría aproximadamente 0,5 GWh, que corresponden al consumo anual de energía de 100/150 apartamentos de tamaño mediano. Nuestros paneles no necesitan ubicarse junto con otros RE, sin embargo son complementarios. Es posible hacer que coexistan, por ejemplo, con paneles fotovoltaicos estándar sobre tejado”.

Como los paneles están dopados con nanopartículas inorgánicas, no sufren degradación, dijo Fiorini. Como tal, las garantías serán alrededor de 25 años, las mismas que para las ventanas estándar.

 

Aplicaciones

Añadió que si bien las ventanas tienen un atractivo de mercado mundial, actualmente Europa, Estados Unidos y el Medio Oriente son de gran interés.

“Nuestro mercado de referencia es el de BIPV para grandes edificios de vidrio comerciales y residenciales. Nuestra tecnología también se adapta en el caso de limitaciones arquitectónicas, históricas o de paisaje, lo que contribuye a la sostenibilidad energética de los edificios existentes, donde tampoco se puede instalar paneles tradicionales. Hemos recibido muchas solicitudes de clientes potenciales”, dijo Fiorini.

Y concluyó: “Tenemos un acuerdo de colaboración con KONE para la prueba de nuestros paneles en ascensores de vidrio y un proyecto para la instalación de un jardín en la azotea en Capri. Algunas instalaciones se realizarán en la Universidad de Milán Bicocca”.