La fotovoltaica en el mundo: Francia y Estados Unidos

El fabricante francés de módulos solares Photowatt ha anunciado que aumentará su capacidad de producción de lingotes y obleas de 50 MW a 500 MW.

Además, la compañía ha revelado que expandirá su negocio de lingotes y obleas a través de una compañía de nueva creación, que ha desarrollado una tecnología para la cristalización de silicio creada por el instituto de investigación de energía solar francés (INES).

La nueva empresa, Photowatt Crystal Advanced, será propiedad en un 60 % de Photowatt, el 30% será propiedad del fabricante solar chino-canadiense, Canadian Solar, y el 10 % restante pertenecerá a ECM Greentech. En cuanto a su capacidad de producción de módulos solares, que actualmente es de alrededor de 100 MW, la compañía no ha hecho ningún nuevo anuncio.

El aumento de la capacidad de producción de Photowatt parece ser una consecuencia natural del plan de 30 GW anunciado por EDF a mediados de diciembre: de acuerdo con este plan, la empresa francesa, que todavía es propiedad en un 85 % del gobierno francés, desplegará esta capacidad exclusivamente en Francia, y se agregará a proyectos actualmente en desarrollo en mercados extranjeros.

La producción tendrá lugar en la fábrica que la empresa tiene en Bourgoin-Jailleu, en la provincia francesa de Auvernia-Ródano-Alpes, y sus 313 empleados participarán en un gran programa de recalificación.

Todos los módulos producidos por la nueva compañía se distribuirán en el mercado francés para proyectos licitados por el gobierno.

En general, EDF espera invertir 25 mil millones de euros (unos 30 mil millones de dólares) para llevas a la práctica el plan.

Según datos proporcionados por la propia empresa, actualmente EDF Energies Nouvelles ha realizado cerca del 10 % de la capacidad solar instalada de Francia.

 

En Estados Unidos fue noticia ayer que la Comisión Federal Reguladora de Energía (FERC) ha rechazado las órdenes del Secretario de Energía, Rick Perry, de diseñar subsidios para las plantas de carbón y energía nuclear.

Poco después de tomar el timón del Departamento de Energía, Perry buscó la forma de subsidiar este tipo de producción de energía. Todo comenzó con un estudio publicado a toda prisa acerca de la red eléctrica, cuya conclusión de que el carbón y las plantas de energía nuclear garantizaban el funcionamiento de la red era imposible de derivar del cuerpo del documento.

A pesar de ello, se insistió en que debían aprobarse subsidios para plantas de carbón y energía nuclear en un máximo de 90 días si se quería garantizar el funcionamiento de la red, a pesar de toda evidencia en contra.

El plan fue poco popular desde el principio de su planteamiento y provocó una tormenta de críticas, incluidas las llamadas de ocho antiguos miembros de la FERC para frenar el proyecto, afirmando que tales subsidios destruirían el mercado mayorista de electricidad.

A esto se sumó la entrada en operación demasiado pronto de la planta de energía nuclear Pilgrim en Massachusetts, que se desconectó en medio de la tormenta de nieve del pasado jueves.

En este punto, la FERC ha sido muy clara: rechaza la aplicación de subsidios, niega la existencia de “amenazas” para el funcionamiento de la red y ha instado a los operadores regional a que brinden información real sobre problemas y preocupaciones acerca de su funcionamiento, en lugar de aceptar razones “inventadas” para rescatar a las industrias nuclear y de carbón.

Los operadores regionales tendrán 60 días para enviar información específica sobre la capacidad de recuperación de sus respectivas redes a la Comisión.