Nicaragua planea una docena de MW de gran escala y 11.000 proyectos de fotovoltaica aislada para 2018

Share

“En el 2017 fue de gran relevancia la entrada en operación de una Planta Solar con capacidad de 13 MW en Puerto Sandino (León), se tiene previsto que en este 2018 entre a operar una de similar capacidad en la zona de El Velero (Occidente)”.

Esta declaración fue hecha por Salvador Mansell Castrillo, el presidente ejecutivo del operador de red guatemalteco Enatrel, quien añadió que se instalarán 11 mil sistemas fotovoltaicos no conectados a la red en viviendas, escuelas, centros de salud, centros de maternidad e iglesias de áreas sin conexión al sistema eléctrico.

Según él, además, las renovables cubren actualmente un 54 % de la potencia instalada de Guatemala.

“Se espera reglamentar las Leyes de Eficiencia Energética (Ley 951), Generación Distribuida (956) y Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables (Ley 967), así seguir fortaleciendo el marco jurídico del sector eléctrico, de esta forma llevar más progreso y desarrollo a todos,” agregó Castrillo sin proporcionar más detalles.

Nicaragua sigue siendo uno de los países de América Central con el menor desarrollo de la energía solar, a pesar de los esfuerzos recientemente realizados por el gobierno sandinista. La última iniciativa fue la reforma de la Ley 532 para la Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables que prolonga de hecho los incentivos fiscales para las energía renovables por otros cinco años.

En junio del año pasado, además, la Asamblea Nacional dal país aprobó una reforma a la Ley de Industria Eléctrica, Ley 272, cuya rápida tramitación había sido pedida por el mismo president Daniel Ortega, que autoriza a las distribuidoras eléctricas Disnorte y Dissur a comprar electricidad de pequeños productores. Esta reforma facultó al Ministerio de Energía y Minas para regular el esquema de medición neta a través de una Normativa sobre Generación Distribuida.

Pese a todas estas medidas, sin embargo, el nivel de desarrollo de la fotovoltaica en el país queda muy limitado con apenas dos plantas solares instaladas y unas pocas cuantas instalaciones residenciales y comerciales.

A través de sus nuevas políticas para las renovables, el gobierno de Nicaragua quiere incrementar la participación de generación de energía basada en recursos renovables aproximadamente del 55 por ciento en el año 2018 al 64 por ciento en el año 2023 y al 73 por ciento en el año 2030.