La fotovoltaica en el mundo: Omán y Estados Unidos

Share

La empresa eléctrica estatal de Omán, Oman Power and Water Procurement company (OPWP), ha lanzado una licitación para seleccionar desarrolladores interesados en construir una planta fotovoltaica de 500 MW en Ibri, a 300 km de distancia de la capital del país, Muscat.

El proyecto tendrá un costo de 500 millones de dólares y será realizado durante el 2018. La iniciativa es parte del plan energético del país que apunta a instalar 4 GW de potencia de generación de fuentes renovables hasta 2030. OPWP, de hecho, no descarta la posibilidad que se hagan otras subastas para proyectos solares de grandes dimensiones en los próximos años.

El país de Oriente Medio quiere alcanzar el objetivo también a través de la generación distribuida para la cual está a punto de lanzar un esquema de incentivos para instalaciones residenciales.

En Estados Unidos, la célebre empresa solar SunEdison, que se había declarado insolvente hace unos años, ha anunciado haber salido de un largo proceso de insolvencia tras la conclusion de la venta de sus dos filiales especializadas en la gestión de activos fotovoltaicos, Terraform Global and Terraform Power, a la empresa canadiense Brookfield.

SunEdison, sin embargo, sale de la bancarrota como una sombra de su gloria anterior. La empresa ahora funcionará como una compañía privada, sin los 2,3 mil millones de dólares en activos vendidos por el gerente de reestructuración, John S. Dubel.

No está claro qué rol tendrá la nueva SunEdison, ya que en un comunicado de prensa se habla de un “papel significativamente menor” y que seguirá centrándose en la monetización de sus activos restantes. Además, un comunicado de prensa de TerraForm Global dijo que los 919 MW de activos eólicos y solares de la compañía en países en desarrollo se integrarán en la cartera global de Brookfield.