Fotovoltaica en el mundo: España, Portugal, China y Estados Unidos

El Ministerio de Industria de España ha anunciado que convocará una nueva subasta para proyectos solares y eólicos antes del verano, sin indicar una fecha precisa. Se adjudicarán contratos por 3 gigavatios de potencia en la nueva subasta. El ministerio subrayó que para la última subasta de renovables que se celebró hace dos semanas se había recibido una cantidad de propuestas de proyectos tres veces mayor respecto a la potencia otorgada en la subasta, que fue también de tres gigavatios. Estos proyectos no aceptados presumiblemente podrán competir en la próxima subasta. “En la nueva subasta podrán participar instalaciones de tecnología eólica y fotovoltaica en concurrencia competitiva, de tal manera que resulten adjudicadas aquellas más eficientes en costes”, reza el comunicado. Lo que el ministerio no ha aclarado, sin embargo, ha sido cómo procederá en caso de empate entre el precio de proyectos solares y eólicos. En la última subasta, en caso de empate se dio prioridad a la eólica, la cual se adjudicó casi todos los 3 gigavatios, dejando a la fotovoltaica poco más de 1 megavatio.

Por otra parte, la asociación de las renovables portuguesa Apren ha invitado al gobierno de su país a convocar una subasta parecida. La asociacion cree que el ejemplo de la subasta española, que se saldó con un precio de 43 euro por MWh, ha marcado el rumbo para la transición energética en la Peninsula Ibérica, ya que este precio es actualmente inferior al de la producción de electricidad de fuente fósil o nuclear. La prensa local revela que ya se están desarrollando proyectos solares de grandes dimensiones en Portugal, y que estos podrían competir en una eventual subasta, que sería la primera de este tipo en el país.

Mientras tanto, en China se ha inaugurado una central fotovoltaica flotante de 40 megavatios. Se trata de la instalación solar más grande del mundo de este tipo. Para el proyecto se han utilizado inversores centrales SG2500-MV del productor chino Sungrow. La instalación está ubicada en un lago artificial de Huainan, en la provincia de Anhui.

En Estados Unidos, la Comisión de Comercio Internacional ha decidido investigar para averiguar si las importaciones de productos fotovoltaicos chinos en el país han producido daños a la industria solar nacional a través de prácticas ilegales. La Comisión ha aceptado un pedido del productor solar estadounidense Suniva, que declaró la insolvencia hace unas semanas. La filial de Estados Unidos de SolarWorld decidió tambíen unirse a la acción emprendida por Suniva.