Las energytechs latinoamericanas han recibido 750 millones de dólares en inversiones desde 2021

Share

Las startups del sector energético en América Latina recibieron más de 750 millones de dólares en 76 rondas entre 2021 y abril de 2024, según el EnergyTech Report 2024 realizado por Distrito, la plataforma líder en tecnologías emergentes de la región. Con una cuota del 80%, Brasil concentra las inversiones del sector, con un volumen total de 605,9 millones de dólares en 61 operaciones.

La búsqueda de formas de energía más limpias, debido al cambio climático, ha estimulado la creación de start-ups en el sector. La mayoría de las energytechs en América Latina, 55% de las 347 mapeadas, están vinculadas a las energías renovables. Estas empresas trabajan en soluciones para la instalación y producción de paneles solares o créditos para la compra de sistemas fotovoltaicos. La distribución de energía ocupa el segundo lugar, con 130 startups. Aquí se incluyen soluciones para ahorrar energía y controlar los datos de consumo.

“El segmento energytech es uno de los más dinámicos del ecosistema de innovación. Los cambios regulatorios, como la ampliación del Mercado Libre de la Energía, la creciente importancia de la agenda climática y la presencia de capital corporativo están estimulando la creación de soluciones para democratizar el acceso a formas limpias de energía, optimizar la distribución y tecnologías para electrificar flotas. Por las cifras que hemos visto hasta ahora, este año podría ser uno de los mejores para el segmento”, afirma Gustavo Gierun, CEO y cofundador de Distrito.

De enero a abril, las energytechs latinoamericanas recibieron 113 millones de dólares en siete operaciones. El volumen financiero es más de la mitad de lo que se invirtió en el segmento el año pasado, cuando los aportes totalizaron 213 millones de dólares en 17 rondas. El año con mayor volumen de inversión en el sector fue 2022, con 294 millones de dólares recaudados y 28 inversiones.

La brasileña Órigo, que tiene parques solares en varios estados, es la empresa que más financiación ha recibido en la región. De las cinco mayores rondas de inversión en América Latina, tres procedieron de Órigo, por un total de 346,9 millones de dólares. En solitario, la start-up recibió casi la mitad de los fondos entre las empresas energéticas.

Inversión por categoría
En términos de inversiones por categoría, la distribución de energía lidera la lista al acumular 417,3 millones de dólares distribuidos en 57 rondas en la historia del mapa. Según el CEO del Distrito, los datos revelan una intensa búsqueda en el mercado de innovaciones que optimicen el suministro de energía, la adhesión al mercado libre de energía o que permitan a empresas y particulares conectarse a parques solares comprando el derecho a utilizar esta energía.

Captación de fondos y fusiones y adquisiciones
Las fusiones y adquisiciones en el sector fueron más activas en 2022, cuando se registraron cinco. Desde principios de año hasta abril de 2024, se han registrado un total de tres transacciones, mientras que el año pasado hubo dos fusiones y adquisiciones. Este mayor volumen de transacciones a principios de año sugiere un posible aumento del ritmo de actividad para el resto del año, según el Distrito.

Tendencias clave
La electrificación y la movilidad eléctrica, movimiento que busca reemplazar tecnologías que dependen de combustibles fósiles por alternativas eléctricas, están entre las principales tendencias que deberían impulsar estas startups, especialmente dado el avance de la industria automotriz china en América Latina y el creciente interés en los vehículos eléctricos.

En términos de políticas públicas, programas como Rota 2030, que apoya el desarrollo tecnológico y la competitividad de la industria automotriz nacional, y la reducción de impuestos para vehículos eléctricos son algunas de las iniciativas implementadas por el Gobierno Federal con el objetivo de incentivar la movilidad sustentable.

Para colaborar con esta práctica, las empresas están invirtiendo en el desarrollo y la tecnología de baterías de larga duración, esenciales para almacenar fuentes renovables como la energía solar y eólica.

Otra tendencia son las microrredes, redes que permiten la generación local de energía y el aumento de la capacidad de almacenamiento de las baterías, soluciones para afrontar los retos de la transición energética en toda América Latina. Esta tecnología permite a las comunidades remotas y a las zonas aisladas beneficiarse de una fuente de energía limpia y minimizar la dependencia de las redes eléctricas centralizadas y de los combustibles fósiles.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.