Aumentan los volúmenes para el reciclaje de módulos fotovoltaicos en Brasil

Share

SunR comenzó a ofrecer servicios de reciclaje de paneles fotovoltaicos en Brasil este año, especialmente a distribuidores de productos e integradores de sistemas. Desde principios de 2021, la empresa ha recibido 30 toneladas de paneles y prevé otras 125 toneladas. En total, hay más de 100 solicitudes provenientes de varies regiones de Brasil, lo cual representa una demanda de 300 toneladas.

Aunque la mayoría de los sistemas fotovoltaicos en Brasil se han instalado en los últimos cinco años, ya existe una demanda de reciclaje, principalmente de productos que sufrieron accidentes, que pueden ocurrir desde el transporte hasta la posinstalación, o que no han pasado las pruebas de calidad.

SunR estima que por 500.000 toneladas de paneles instalados en el país – considerando 9 GW instalados – se han generado 40 mil toneladas de materiales descartados. El fundador y director ejecutivo de SunR, Leonardo Gasparini, sitúa el valor de mercado del material en unos 20 millones de dólares. «Uno de los principales problemas en Brasil es la disposición inadecuada, no la oferta de reciclaje», dijo a pv magazine, subrayando que el reciclaje es una solución más adecuada y más barata que el vertedero o la incineración «El mayor desafío, sin embargo, es la logística».

La compañía está apostando por cerrar alianzas con integradores que brinden servicios de desinstalación y también pueden comenzar a ofrecer logística inversa. Esto permitiría reducir los costos logísticos de ambos servicios, rebajando así el precio final para el consumidor. El material recolectado generaría ingresos a través de la venta de sus componentes.

SunR comenzó a estructurarse estratégicamente en enero de 2020. Gasparini dijo que estaba impresionado con los números y el crecimiento del mercado brasileño después de asistir a una edición de la exposición Intersolar en São Paulo. “Estuve pensando en lo que pasaría con todos estos módulos en unos años”, explicó. “Trabajé con I + D para vehículos eléctricos y decidí investigar este tema. Encontré PV Cycle, que es una red de investigadores con el objetivo de fomentar el reciclaje de paneles. Y estudiando más, me di cuenta de que esta demanda ya existía en el país”.

La empresa tiene su sede en Vinhedo, Sao Paulo, donde desmonta parcialmente los paneles y recupera cables de aluminio y cobre, lo que corresponde aproximadamente al 19% de la composición de los paneles. “El mayor desafío es quitar el vidrio, lo que agrega peso y dificulta el envío de los materiales”, dijo Gasparini. Además de los módulos fotovoltaicos, la empresa también recibe inversores, seguidores y otros componentes.

Aproximadamente el 70% del peso del panel es vidrio y el 18% es aluminio. El panel también cuenta con materiales reciclables como plástico, silicio, cobre, plata y estaño.

Actualmente, no existe una regulación específica o una política de reciclaje para el sector solar en Brasil. Lo que existe es la Política Nacional de Residuos Sólidos (PNRS) y el Decreto 10.240, que regula la logística inversa de la electrónica en Brasil y que incluye los paneles fotovoltaicos entre los productos sujetos a logística inversa. “Este es un tema que se está discutiendo en el sector, si tiene sentido incluir paneles fotovoltaicos en una regla que se aplique a computadoras o lavadoras”, afirmó Gasparini.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.