Brasil supera la marca de 5 GW en capacidad fotovoltaica

Share

Brasil ha superado la marca de 5 GW de potencia fotovoltaica operativa instalada en grandes plantas y sistemas pequeños y medianos instalados en tejados, fachadas y terrenos, informa la Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica (Absolar).

Un estudio llevado a cabo por la asociación señala que la solar atrajo al país más de R$ 26,8 mil millones (4,76 mil millones de dólares) en nuevas inversiones privadas, ha generado cerca de 130.000 empleos, y cuenta con aproximadamente 15.000 empresas operando en este mercado.

En el sector de la generación centralizada, Brasil tiene 2,68 GW de potencia instalada en plantas solares fotovoltaicas, el equivalente al 1,5% de la matriz eléctrica del país. El total de inversiones previstas hasta 2025 en relación con los proyectos ya contratados en las subastas de energía supera los 25.800 millones de reales (unos 4.585 millones de dólares). En 2019, la fuente fue la más competitiva entre las fuentes renovables en las dos Subastas de Nuevas Energías, A-4 y A-6, con precios medios inferiores a 21,00 dólares/MWh.

Considerada la séptima fuente de generación más grande de Brasil, las grandes centrales solares ya suman 92 empresas en funcionamiento en nueve estados, estando en Piauí, Ceará, Bahía, Pernambuco, Rio Grande do Norte, Paraíba, Minas Gerais y São Paulo y Tocantins. La inversión acumulada hasta ahora es de unos 14.000 millones de reales (2.487 millones de dólares).

En el caso de la generación distribuida, hay 2,42 GW de potencia, lo que representa 12.800 millones de reales (2.274 millones de dólares) en inversiones realizadas desde 2012, repartidas en las cinco regiones nacionales. Esta tecnología se utiliza actualmente en el 99,8% de todas las conexiones distribuidas en el país. Sin embargo, aunque ha avanzado en los últimos años, el mercado de generación distribuida en Brasil es aún muy pequeño, ya que tiene 84,4 millones de consumidores de electricidad y solo el 0,3% la genera a partir del sol.

Para Ronaldo Koloszuk, presidente de la junta directiva de la asociación, la energía solar tendrá un papel cada vez más estratégico en la consecución de los objetivos de desarrollo económico de la nación, especialmente para ayudar a la recuperación de la economía después de la pandemia de Covid-19, “ya que es la fuente renovable que genera más empleos en el mundo”, dijo.

Rodrigo Sauaia, director general de Absolar, recordó que en las crisis de 2015 y 2016, el PIB de Brasil fue de -3,5% por año, pero que el sector solar fotovoltaico creció más de 300% en ese momento, y ayudó a la recuperación económica. “Ahora, después de la fase más aguda de la actual pandemia, la energía solar volverá a impulsar la recuperación de Brasil, siendo parte de la solución, tanto para nuestra sociedad como para el medioambiente”, afirmó.