Bolsonaro elimina el impuesto solar planeado por el regulador brasileño

Share

Con un breve mensaje en su cuenta de Facebook, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció haber llegado a un acuerdo con Rodrigo Maia, presidente de la Cámara de Diputados, y con David Alcolumbre, presidente del Senado, para aprobar lo antes posible un nuevo decreto para la eliminación de la tarifa de red para sistemas fotovoltaicos de potencia de hasta 5 MW propuesta por el regulador del país, la ANEEL.

Este mensaje fue seguido por un videoclip, en el que el presidente brasileño explicó que el impuesto solar no fue propuesto por el gobierno sino solo por la misma ANEEL, que es una agencia autónoma con la que el gobierno no puede interferir. “No habrá impuestos para la energía solar”, afirmó Bolsonaro clara y rotundamente.

La declaración de Bolsonaro se materializó después de que la propuesta de ANEEL fuera respaldada por el Ministerio de Economía, que afirmaba que el nuevo impuesto sería necesario para reducir el nivel de subsidios que el gobierno está dedicando a apoyar el esquema de medición neta, que en Brasil incluye no solo las instalaciones residenciales, comerciales e industriales, sino también pequeños parques solares de tamaño inferior a los 5 MW.

“El regulador necesita equilibrar la regulación para que los consumidores que dependen únicamente de la red no se vean afectados por los consumidores que generan su propia energía”, había afirmado el jefe de ANEEL, André Pepitone, en noviembre. “Debe haber una distribución justa de los costos. Este es el papel del regulador”.

La asociación brasileña ABSOLAR dijo en esa época que la propuesta ignora los beneficios que la generación distribuida está proporcionando a la red, así como a los consumidores de energía.

Marcio Takata, CEO de la consultora brasileña Greener, dijo que la medida habría reducido a la mitad el crecimiento en el segmento de la generación distribuida de fuente solar. El crecimiento de la energía solar bajo medición neta, por otra parte, fue particularmente fuerte en Brasil en los primeros nueve meses del año pasado. La potencia total de las nuevas instalaciones llegó a unos 833 MW, mientras la capacidad acumulada del país para el segmento alcanzó unos 1,42 GW.