Fitch dice que la solar es más competitiva en Brasil

Share

Fitch Solutions Macro Research, una unidad de Fitch Group, ha hecho público su informe Industry Trend Analysis – Solar Power Investment Hotspots: Outperformers And Markets To Watch. “Destacamos a España y Brasil como países con mejores resultados en energía solar a nivel mundial, con España a la vanguardia en el despliegue de capacidad solar gracias a los PPA corporativos y las ventas de electricidad en el mercado comercial en Europa, mientras que los precios de la solar en las subastas de Brasil han sentado un precedente mundial”, se lee en la introducción.

Finalmente, como “mercado a seguir”, el informe menciona a Vietnam por la capacidad de crecimiento prevista para los próximos años gracias al apoyo del gobierno a los proyectos y la mejora de la participación de los inversores extranjeros en el mercado.

Brasil, donde la solar es más competitiva

“Somos optimistas en cuanto a las perspectivas de crecimiento a largo plazo de la energía solar para el mercado brasileño en la próxima década, en línea con el rápido descenso de costes registrada en el sector”. Los autores mencionan como otro dato que ayudará al crecimiento los bajos precios registrados en varias de sus recientes licitaciones:  la subasta A-4 de julio registró dos ofertas de tan solo 17,3 dólares por MWh, mientras que la oferta solar media ganadora en la subasta A-6 de octubre fue de tan solo 20,5 dólares por MWh”. Si bien los autores son conscientes de que las ofertas son relativas solo a la mitad de la energía generada por los proyectos seleccionado, y la otra parte se venderá bajo un acuerdo de compra de energía privada a largo plazo (PPA) a precios seguramente más altos, “esto no deja de poner de relieve la competitividad de la energía solar en el mercado brasileño de la energía”.

Por último, se menciona a Vietnam porque se espera que “registre un fuerte crecimiento en la próxima década gracias al apoyo del gobierno a los proyectos y la mejora de la participación de los inversores extranjeros en el mercado”.

Mejores resultados: España

Nuestro país ha entrado en la categoría de “superproductores”, que los autores del informe definen como aquellos mercados que registrarán un crecimiento sustancial de la capacidad durante el período de previsión de 10 años, hasta 2028.

Las previsiones se han mejorado para el sector solar español, “ya que creemos que el crecimiento se acelerará a medida que los esfuerzos conjuntos del sector privado y el gobierno desbloqueen un crecimiento sustancial en el mercado”.

Ese crecimiento vendrá de mano de los PPA y de los proyectos merchant, que proliferan gracias a que la energía solar ha alcanzado la paridad en España. Son este tipo de proyectos “que venden electricidad directamente a los mayoristas los que se convertirán en un motor clave de crecimiento en el mercado del país en los próximos cinco años. Según nuestras expectativas, España registrará un crecimiento neto de la potencia solar de casi 11.400 MW entre 2019 y 2028”.

Entre las condiciones para que esto suceda, España debe salir con éxito de su actual estancamiento político y formar un nuevo gobierno. “Será necesario formar una coalición de gobierno que funcione para que España pueda reformar las cuestiones a las que se enfrenta el sector, como las relativas a los permisos, así como lanzar nuevas subastas para acercar al país a los planes de reducción de emisiones previstos en el PNIEC”.

El informe recuerda que, para alcanzar los objetivos previstos en el Plan, España tendrá que instalar una capacidad adicional de 57 GW de energía renovable entre 2021 y 2030, y las subastas anuales de 3.000 MW o más serán el principal motor de crecimiento.

Por último, también se prevé el crecimiento adicional de la capacidad de los sistemas solares de generación distribuida a pequeña escala (sobre todo, tras la aprobación del Real Decreto de Autoconsumo). “Los incentivos económicos para la construcción de sistemas solares a pequeña escala para edificios residenciales y comerciales y comunidades estimularán un crecimiento adicional, ya que el 65% de los ciudadanos españoles vive en edificios de apartamentos”.