Vive rápido, muere joven: un estudio del MIT propone el uso de paneles de 10 años

Share

Los productos fotovoltaicos más eficientes y de menor costo, con una vida útil más corta que el estándar de la industria que es de 25-30 años, pueden abrir nuevas oportunidades para los desarrolladores de proyectos y propietarios de plantas en los años venideros, según un estudio realizado por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT por las iniciales de su nombre en inglés).

En el artículo “Accelerating Photovoltaic Market Entry with Module Replacement”, publicado en Joule, los investigadores presentaron una estrategia de sustitución de módulos que permite a los propietarios de proyectos alcanzar un coste de energía rentable y nivelado (LCOE) con módulos fotovoltaicos con un ciclo de vida previsto de menos de 15 años.

Según el estudio, la sustitución de paneles podría ayudar a que las tecnologías fotovoltaicas de menor vida útil actualmente excluidas del mercado se integren en este siempre que duren al menos diez años, tengan una eficiencia de conversión superior al 20% y su coste no supere los 0,30 dólares/W.

“Las tecnologías fotovoltaicas emergentes con una vida inicial de menos de 15 años pueden alcanzar un LCOE competitivo”, se lee en el informe.

La clave del LCOE

El cambio clave que puede abrir la puerta a los paneles de vida más corta es la reducción de los precios de los paneles, lo que ha garantizado el equilibrio de los costes del sistema que ahora representan la mayor parte del gasto de los proyectos solares. “Esto significa que, siempre y cuando los nuevos paneles solares sean eléctrica y físicamente compatibles con los sistemas eléctricos, puede tener sentido económico reemplazar los paneles por otros más nuevos y mejores a medida que estén disponibles, mientras se reutiliza el resto del sistema”, señala el estudio.

Los investigadores analizaron un parque solar de 100 MW construido con un sistema de seguimiento, una instalación comercial sobre tejado de 200 kW y un conjunto residencial de 6 kW. Para el análisis se basaron en parámetros de referencia del Laboratorio Nacional de Energía Renovable del Departamento de Energía de los Estados Unidos; suposiciones sobre el desarrollo futuro de la tecnología fotovoltaica, la financiación y el reciclaje de módulos; y cuatro herramientas independientes para calcular el LCOE.

“En los tres tipos de instalación que encontraron -dependiendo de las particularidades de las condiciones locales- la sustitución por nuevos módulos después de 10 a 15 años podría en muchos casos proporcionar ventajas económicas, manteniendo al mismo tiempo los numerosos beneficios medioambientales y de reducción de emisiones de la energía solar”, dijo el equipo de investigación.

Los autores del artículo esperan que sus hallazgos ayuden a cambiar la creencia de que se requiere una vida útil mínima del panel de 25 años para obtener rentabilidad. “Si alguien inventa una nueva tecnología con una vida útil de diez años, nadie va a mirarla”, señaló el estudio. “Eso se considera de dominio público en el campo y es un poco paralizante.”

Impacto en la industria del reciclaje

La adopción de tecnologías fotovoltaicas “más desechables” ofrecería un flujo de ingresos más sostenible para los fabricantes de energía solar y tendría enormes implicaciones para el reciclaje de los productos solares. La industria del reciclaje fotovoltaico está avanzando en el conocimiento de que los primeros volúmenes significativos de paneles al final de su vida útil surgirán en la próxima década.

Según Bertrand Lempkowicz, director de comunicación, marketing y relaciones públicas de PV Cycle, un panel de diez años podría proporcionar beneficios a los inversores, basándose en un período de amortización del producto de seis a siete años. “Pero, desde una perspectiva ecológica, un panel con una vida útil de 25 años debería ser más interesante”, dijo Lempkowicz a pv magazine. “Desde el punto de vista del reciclador, tener una vida útil más corta significa más residuos y debería ayudar a reducir el precio del reciclaje”.

Otro factor importante, según Lempkowicz, es que los paneles fotovoltaicos de 20 años pueden seguir proporcionando el 80% de su potencia inicial dos décadas después de ser instalados, con un rendimiento que tiende a ser mayor en los sistemas residenciales. “En cuanto a las instalaciones industriales, en las que es de esperar una repotenciación debido a que la capacidad de los módulos nuevos aumenta constantemente, debería bastar con una vida útil de 10 o 15 años”, dijo. “Para ellos, cambiar temprano su planta de energía es una inversión y esos módulos probablemente nunca alcanzarán los 20 o 25 años antes de ser reemplazados.”