El brillo cubano es más intenso con energía solar

Share

La isla llamada a convertirse en un importante centro de generación de energía renovable no sólo en el caribe sino en América Latina.

La Universidad Central Marta Abreu de las Villas (UCLV), ubicada en la región de Santa Clara, jurisdicción de Villa Clara, Cuba, se ha convertido en la primera universidad cubana en instalar un activo fotovoltaico en un centro de estudios universitario.

Universidad Central Marta Abreu de las Villas, Cuba

Con esta decisión, el centro universitario impulsa la investigación en tecnologías limpias para la generación de energía e incide en la transformación de la matriz energética del país.

En un fututo próximo, cientos de paneles solares habrán de poblar aún más el campus de la UCLV, la que aspira a convertirse en la primera universidad verde de Cuba con el empeño de investigadores, profesores y estudiantes, guiados por el Grupo Nacional para el aprovechamiento de las fuentes renovables de energía que coordina la propia institución y gracias a la colaboración conjunta entre el Gobierno Cubano, los ministerios de Educación Superior y de Energía y Minas de Cuba y varios organismos de la Unión Europea.

En un reporte difundido por la propia casa de estudios, Manuel Alejandro Rubio Rodríguez, Dr. y director del Centro de Estudios Energéticos y Tecnologías Ambientales de la UCLV (CEETA) y Coordinador del Grupo Nacional para el aprovechamiento de las fuentes renovables de energía, la UCLV fue seleccionada para el proyecto de primera universidad verde cubana a partir de su tradición en los estudios sobre fuentes renovables de energía y teniendo en cuenta su extensión y la gran cantidad de servicios con alta demanda de electricidad que se prestan en la institución devenida pequeña ciudad.

Rubio Rodríguez precisó que “existe un plan para satisfacer a futuro la mayor cantidad de estos servicios a partir de fuentes renovables de energía, de momento se está negociando con un inversionista la posible construcción de dos parques solares fotovoltaicos para contribuir a satisfacer la demanda eléctrica de la universidad”.

De acuerdo con el investigador, está previsto que en casos de emergencia, de conjunto con otros sistemas de almacenamiento y producción de electricidad la universidad podría ser autónoma. El programa de universidad verde incluye además otras líneas de trabajo como el procesamiento de los residuos sólidos y el aprovechamiento de la biomasa generada en la institución.

La Dra. Alina Montero Torres, Directora de Relaciones Internacionales de la UCLV, sostiene que para convertir a la institución en la primera universidad verde y para contribuir al cambio de matriz energética en el país la institución trabaja con varias contrapartes extranjeras, una de ellas, la Unión Europea: “que posee varios programas en nuestro país de apoyo al cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible definidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU), entre ellos los relacionados con las energías renovables”.