Chile emitirá más bonos verdes tras el éxito de la primera operación

Share

Chile emitió la semana pasada su primer bono verde soberano en dólares con vencimiento en el año 2050 por US$1.418 millones, estableciendo de esta forma una nueva referencia en dicho mercado.
La operación fue muy exitosa en varias dimensiones. Primero, la tasa de interés de 3,53% es la más baja obtenida por Chile a plazo similar en su historia, superando la tasa de 3,71% de emisión del año 2012. La tasa de adjudicación a plazos similares también es la más baja entre economías emergentes durante el año.

Segundo, el spread de 95 puntos base sobre la tasa del Tesoro norteamericano también fue el más bajo entre economías emergentes para emisiones al mismo plazo.

Tercero, cabe destacar que es la primera vez que la tasa de adjudicación en una emisión en moneda externa es menor a aquella estimada con información del mercado secundario; es decir, una concesión de tasa negativa de 5 puntos base.

Finalmente, la operación concitó una alta demanda inicial, totalizando US$6,7 mil millones, 12,8 veces más que el monto ofertado, con demanda diversificada no solo por tipo de inversionista sino también por geografía.

El Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, destacó la operación y sus resultados y señaló que “la emisión de nuestro primer bono verde demuestra nuestro firme compromiso para avanzar con acciones concretas ante el cambio climático. En un contexto internacional de mayor turbulencia financiera, se destaca la confianza de los mercados internacionales en nuestro país, al premiar con tasas históricamente bajas, incluso por debajo de aquellas equivalentes del mercado secundario”. A la tasa de adjudicación, la demanda se compuso de más de 260 cuentas de inversionistas provenientes de Europa, Asia, y de todo el continente americano.

El bono verde se emitió tras obtener una positiva evaluación del denominado “Marco Verde”, el cual fue evaluado exitosamente a fines de mayo por Vigeo Eiris. Esta agencia independiente internacional, especializada en investigación de temas medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG, en inglés), otorgó al Marco Verde el más alto grado de seguridad respecto a la contribución de los bonos contemplados al desarrollo sostenible. Además, el portafolio de proyectos asociado a esta emisión ha obtenido la certificación de Climate Bond Initiative (CBI), organismo internacional especializado en estándares de emisiones verdes.

El Ministro Felipe Larraín explicó que “del monto total emitido, US$895 millones se utilizaron para una operación de manejo de pasivos, a través de una oferta de intercambio o recompra de bonos con menor plazo de vencimiento, con el objetivo de fortalecer la nueva referencia a 31 años de esta emisión, y ajustar el perfil de vencimiento”.

La autoridad valoró el trabajo realizado por el equipo del Ministerio de Hacienda, de los bancos colocadores de la operación (BNP Paribas, Citibank y HSBC), y de los asesores legales Cleary, Gottlieb, Steen y Hamilton, a nivel internacional, y Morales y Besa, a nivel local.

En línea con lo anunciado anteriormente por el Ministro de Hacienda, en las próximas semanas se contempla realizar una nueva emisión de bonos verdes soberanos en euros, completando así el monto total de nuevo endeudamiento en moneda externa durante 2019 equivalente a US$1.500 millones.