Chile será el primer país del continente americano en emitir un bono verde soberano

Share

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha anunciado que ha apoyado al Gobierno de Chile en la preparación de la documentación y certificación necesaria para la emisión de un bono soberano verde. En concreto, el BID ayudó al Ministerio de Hacienda a preparar el documento marco de emisión e identificar la cartera de actividades que apoyará la emisión del primer bono verde soberano en el continente americano, y que podría contribuir a un mayor desarrollo del mercado, así como animar a nuevos emisores corporativos chilenos a seguir con sus propios bonos verdes. El Marco ha sido evaluado por un especialista independiente, Vigeo Eiris, quien confirmó su alineación con los Green Bonds Principles, y ratificó el cumplimento de la cartera propuesta para la emisión del 2019 con la Climate Bonds Certification. Finalmente, el Programa de Bonos Verdes está alineado con el Marco de Infraestructura Sostenible del BID.

Un bono verde soberano será una señal clara del compromiso de Chile con la promoción de un financiamiento sostenible y el desarrollo de una economía baja en carbono y resiliente a los cambios climáticos, además de movilizar los mercados de capitales para fomentar el cumplimiento de las contribuciones determinadas a nivel nacional de los países bajo el Acuerdo de París. Como parte de su compromiso, Chile busca fomentar el desarrollo de una clase de activos verdes que busca atraer inversión extranjera y potencialmente local para apoyar las necesidades de infraestructura sostenible del país.

“Estamos comprometidos a ayudar a los países a lograr un desarrollo sostenible”, dijo Juan Pablo Bonilla, Gerente del Sector de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible. “Los bonos verdes pueden permitir que las instituciones públicas y privadas movilicen inversiones a gran escala hacia inversiones bajas en carbono y resilientes a los cambios climáticos, alineadas con sus compromisos internacionales”.

El Ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, explicó que el objetivo es materializar esta operación durante 2019 y destacó que dicho marco permite emitir este tipo de instrumentos de deuda, mediante los cuales se establece el compromiso de destinar los recursos a distintos tipos de proyectos “verdes”, que pueden tratar sobre transporte limpio, eficiencia energética, energías renovables, conservación de la biodiversidad y recursos marinos, manejo de agua y edificios verdes.

Según el BID, los bonos verdes y sostenibles son una forma poderosa de movilizar capital privado para proyectos y actividades cuidadosas con el clima y el desarrollo sostenible. El mercado de bonos verdes a nivel global se ha disparado en los últimos cinco años, con emisiones anuales que aumentaron de US $ 13 mil millones en 2013 a más de US $ 150 mil millones en 2018. En América Latina y el Caribe (ALC), las emisiones han sido principalmente de instituciones financieras públicas y privadas, pero representan menos del 5% de las emisiones globales del año pasado, lo que sugiere un potencial significativo.

A través de programas de asistencia técnica, instrumentos y garantías de mitigación de riesgos e inversiones ancladas en colocaciones privadas seleccionadas, el Grupo BID ya ha apoyado el desarrollo de mercados verdes y de bonos de sostenibilidad en ALC. Más recientemente, en 2019, con fondos del NDC Accelerator Trust Fund y SECCI, el banco aprobó una cooperación técnica por US $ 1.900.000 para respaldar el mercado de bonos verdes en la región y ampliar la experiencia a nuevos emisores del sector público, como gobiernos y municipios; y a nuevos instrumentos como bonos sostenibles.