Rascando la superficie del potencial solar de Brasil

Share

pv magazine: Sr. Sauaia, la fuente solar se ha incluido en la subasta A-6, después de haber sido excluida de este tipo de licitación el año pasado.

Sauia: Estamos muy contentos por la inclusión de la energía solar en la subasta A-6. Reclamamos que era claramente injusto que la energía solar fuese la única fuente de energía renovable a la que se le prohibió participar. Nuestro diálogo y negociación con el gobierno se basó en dos principios simples. La isonomía fue la primera, ya que queríamos el mismo tratamiento que tienen otras fuentes. El segundo punto, también muy importante, fue que la energía solar es ahora la segunda fuente más competitiva de Brasil. Podemos ayudar a reducir el precio de venta promedio para los consumidores finales, haciendo que la electricidad sea más barata y aumente la competitividad. Por estas razones, creemos que la energía solar también debe incluirse en todas las subastas A-6.

ABSOLAR dijo que la inclusión en la subasta A-6 era necesaria, ya que se asignarán volúmenes más bajos en la subasta A-4 que se realizará a fines de junio y en la que también participará la energía solar. ¿Por qué esta subasta tendrá menos capacidad para asignar en comparación con la subasta A-4 del año pasado?

El gobierno asigna capacidad en la subasta según una ley que lo obliga a contratar solo una cantidad de energía instalada que sea compatible con los volúmenes que solicitan las empresas de distribución. Ellas pronostican su demanda para los años futuros y comparten esta información confidencial con el gobierno, que tiene que cumplir con estos pedidos. No puede elegir de manera directa cuánto quiere contratar a cada fuente de energía. El gobierno, por otro lado, tiene conocimiento de cuánto crecerá la economía, cuánto crecerán el consumo de electricidad y los consumidores, y basándose en las proyecciones del PIB y de la economía, también es consciente de que la demanda de electricidad crecerá. El problema es que los volúmenes que las empresas de distribución están compartiendo con el gobierno están por debajo de las expectativas del mismo. Hacen proyecciones muy conservadoras. Si solicitan más energía de la que realmente necesitan, entonces tienen que pagar por esta electricidad, y esto reducirá sus ingresos. Si piden menos energía de la que necesita el gobierno, entonces el gobierno tiene que lidiar con el problema, y ​​ellos solo pagarían los costos.

El CEO de ABSOLAR, Rodrigo Sauaia (izquierda) con los redactores de pv magazine, Emiliano Bellini y Pilar Sánchez Molina.

pv magazine

La subasta A-4 de 2018 terminó con más de 800 MW de energía solar contratada, ¿cuánto será este año?

No sé exactamente cuánto, pero podría ser menos este año. Y el gobierno está preocupado, porque sus proyecciones muestran que necesitamos contratar más.

Entonces, ¿esta es la razón por la que el gobierno incluyó la energía solar también en la subasta A-6?

No, no lo creo. Tiene más que ver con otra preocupación. Los proyectos seleccionados en la subasta A-4 serán entregados en cuatro años. Entonces, entre el año cuatro y el año seis tienes una brecha. Si no hay suficiente electricidad contratada, los precios pueden subir. La solar tiene la ventaja competitiva no solo de precio barato sino también de ser una fuente de implementación rápida. Entonces, si el gobierno necesita electricidad en un par de años, podemos hacerlo. El gobierno puede convocar una subasta de emergencia y poner en marcha nuevos proyectos de energía solar muy rápidamente. Pero esto no sería lo mejor. La mejor manera es una buena planificación y permitirle al gobierno cierta flexibilidad y contratar no solo lo que piden las empresas de distribución.

¿Es muy difícil planear proyectos como los de las subastas A-6, ya que deben entrar en operación de aquí a seis años? Proporcionar un precio ahora puede ser realmente difícil.

Para ambas subastas, la lógica es prácticamente la misma. Usted tiene una proyección para la reducción de costos para la tecnología y una proyección para el valor del cambio entre dólar y real. Hay varias limitaciones que se deben tener en cuenta, pero también hay varias incertidumbres. Pero esto no es solo para la energía solar, sino también para el viento, la biomasa y otras tecnologías.

Pero la energía solar tiene más posibilidades de reducir más los costos que cualquier otra tecnología, ¿cree que veremos precios más bajos con la subasta A-6?

Eso suele pasar. Cuanto mayor sea el plazo para una subasta, menor será el precio de venta promedio. Pero también depende de los volúmenes asignados y de la cantidad de participantes. Para la subasta A-4 se tenían ya 26 GW de proyectos presentados. Es la primera vez que la energía solar superó al viento, lo cual es para nosotros un hito importante. Y esto es solo rascar la superficie del potencial de la energía solar en Brasil. El potencial técnico total de esta tecnología en el país es de miles de GW.

En cuanto a los precios, en la próxima subasta A-4, ¿espera una ligera caída en comparación con el certamen del año pasado?

No soy capaz de poner esa proyección sobre la mesa. Ahora hay un nuevo tipo de contrato, con el que no tenemos ningún problema. Hay algunos aspectos técnicos que deben ser atendidos, pero la energía solar es la menos estacional de las energías renovables. Estamos cerca del Ecuador y entre los meses de verano e invierno, la generación de energía solar es muy parecida. Por eso no nos preocupamos por la estacionalidad. Para hidráulica, eólica y biomasa, en cambio, la variación puede ser enorme.

¿Cuánta energía solar puede asignarse en conjunto en las dos subastas este año?

No sé cuánto veremos, pero sé cuánto recomendamos, que es 2 GW cada año. Creemos que la ambición actual del gobierno por la energía solar es excesivamente baja, y esto se debe a que el gobierno en su planificación para 2027 no ha tenido en cuenta todas las reducciones de precios que la energía solar tuvo en los últimos años. Por lo tanto, hay espacio para mejorar el modelo matemático que utilizaron para evaluar cómo se deben incorporar los MW de cada tecnología para la expansión de la matriz.

Los primeros PPAs bilaterales para proyectos solares a gran escala ya se anunciaron en Brasil. ¿Puede proporcionar una idea más clara de este segmento de mercado?

Esto es algo nuevo en Brasil. Este año, ABSOLAR organizó un taller sobre el tema y reunimos a 200 compañías, incluyendo productores de energía solar, inversores, desarrolladores, compañías EPC y grandes consumidores de energía. Hemos visto un interés creciente en el mercado de electricidad libre para la fuente solar después de que sus precios cayeran como consecuencia de las subastas. El mercado de electricidad libre representa hoy el 30% de todo el mercado de electricidad en Brasil, y ahora hay una cartera de proyectos de energía fotovoltaica de 2 GW que ya se están negociando entre los propietarios de las futuras plantas y los grandes consumidores, así como con empresas comercializadoras.

¿Cuántos de estos proyectos ya tienen un PPA firmado?

Hay cientos de megavatios para los cuales ya se han firmado PPAs, con contratos de 10 a 15 años. Hay grupos internacionales detrás de estos proyectos que pueden complementar proyectos a gran escala en el mercado regulado, donde la ventaja es el PPA a largo plazo con el gobierno. Esto les encanta a los bancos, ya que tienen una visión de cuánto retorno tendrán durante 20 años. Y esto ayuda a financiar el proyecto. Y tal vez puedan ahorrar una parte del proyecto para vender electricidad en el mercado libre a precios más altos. Por lo tanto, incluso pueden mejorar el retorno de las inversiones. Es una combinación interesante que el sector eólico ya ha implementado con éxito en Brasil.

¿Cuáles son las proyecciones a largo plazo ABSOLAR para la energía solar?

No estamos haciendo pronósticos a largo plazo, porque todavía estamos modelando nuestros parámetros. En particular, la generación distribuida es muy difícil de predecir. Hemos tenido mucho éxito el año pasado en nuestras previsiones. Hicimos proyecciones para este año que, como sabemos, serán conservadoras. Sin embargo, proyectamos un futuro muy brillante para la energía solar en Brasil. En el peor de los casos, será lo que el gobierno está pronosticando, lo que significa 1 GW por año. Pero estamos trabajando para tener al menos el doble. No solo desde el mercado regulado, sino también desde la fotovoltaica distribuida y los PPA bilaterales. Y es importante notar que, en las proyecciones del gobierno, los PPAs no estaban incluidos.