El regulador brasileño recomienda mantener los incentivos para la GD

Share

El regulador de energía brasileño Agência Nacional de Energía Eléctrica (ANEEL) recomendó mantener las reglas actuales para la generación distribuida en una consulta pública que lanzó sobre una revisión planificada de dichas reglas, que en Brasil se aplican a todos los generadores con sistemas de hasta 5 MW de potencia.

En su declaración, el regulador dijo que las tarifas otorgadas bajo el régimen de medición neta deberían mantenerse sin cambios hasta que la capacidad instalada de los micro- y minisistemas de energía distribuida alcancen un cierto nivel. “Los estudios, sin embargo, indican que mantener la regulación actual de forma indefinida puede generar altos costos para los demás usuarios de la red, que no instalaron su propia generación. En este sentido, sería necesario modificar dicha regulación cuando el mercado de la generación distribuida alcance una mayor consolidación”, agregó ANEEL.

El director general de ANEEL, André Pepitone, dijo que cuando se aprueben nuevas reglas, se aplicarán solo a los nuevos participantes en el negocio de generación distribuida. Para aquellos que ya están generando energía bajo la medición neta, se mantendrán las reglas actuales. “Tenemos estabilidad regulatoria, la regulación es para el futuro, para los nuevos participantes”, dijo, refiriéndose al crecimiento de la generación distribuida como un “movimiento inexorable que permite el empoderamiento del consumidor”.

Las compañías eléctricas temen el avance de la GD

A mediados de noviembre, la asociación solar brasileña ABSOLAR advirtió acerca  del plan de los distribuidores brasileños para cambiar las reglas de manera que los consumidores con generación distribuida paguen más por las redes de distribución. La motivación es puramente financiera, dijo ABSOLAR, agregando: “Al capacitar a los consumidores haciéndolos productores activos de su propia energía renovable e independiente, la generación distribuida de energía solar fotovoltaica amenaza los ingresos y las ganancias de los distribuidores que no se adaptan a la nueva realidad del mercado.”

La asociación citó los datos de ANEEL que indican que la reducción del ingreso promedio de los distribuidores, que sería causado por un crecimiento de la generación distribuida a 150,000 unidades de consumo para el 2020, sería menor al 0.1%, y el impacto promedio en las tarifas del consumidor sería menor al 1%.

El año pasado, la generación distribuida de fuente solar tuvo su mayor crecimiento en Brasil con 371,9 MW de nueva capacidad instalada.

Lo que el presidente Bolsonaro decidirá sobre el futuro de la energía solar residencial, comercial e industrial es todavía desconocido. pv magazine Latam publicó recientemente las promesas relativas al sector energético hechas por el nuevo presidente durante su campaña electoral. Según la información recopilada entonces, el enfoque se mantendría en la energía hidroeléctrica, el gas y los combustibles fósiles, a pesar de su intención declarada de aprovechar el gran potencial de la energía solar y eólica en el noreste de Brasil.