Balfar Solar quiere producir células solares en Brasil

Share

A pesar de haberse producido durante esta década una serie de anuncios que prometían llevar por primera vez la producción de células solares a América Latina, hasta la fecha ninguna de las fábricas prometidas se ha materializado y los proyectos siempre se han quedado en la fase de desarrollo preliminar.

Esta vez es el productor brasileño de paneles fotovoltaicos Grupo Balfar Indústria Fotoelétrica/AS, con sede en Paranavaí, en el estado de Paraná, que dijo querer invertir 2.000 millones de reales ($539 millones) para establecer una producción de células solares en el estado de Tocantins, en la parte central del país.

Según informa el gobierno del estado en un comunicado, el proyecto está teniendo el apoyo de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Hídricos (Semarh). “La previsión es que la producción sea instalada en el segundo semestre de 2019 en una localidad aún por definir, con la expectativa de generación de cerca de mil puestos de trabajo,” se puede leer en la nota.

El presidente de Balfar Solar, Antonio de Paula Barbara, a firmado una carta de intención para el proyecto con el secretario de medio ambiente de Tocantins, Leonardo Cintra, el cual dijo también que la empresa analizó los incentivos ofrecidos por el gobierno de Tocantins a través del trabajo desarrollado por Semarh con la Política Estatal de Incentivo a la Generación y el Uso de la Energía Solar (Pro-Solar).

En base a este plan, el estado de Tocantins otorga beneficios fiscales para el desarrollo de la cadena productiva de la energía solar, entre ellos la exención del ICMS (alícuota del 18%) hasta 2021 para la compra de equipos, componentes y materiales para la instalación de sistema de energía solar.

Bafar Solar aparece entre los productores fotovoltaicos brasileños que pv magazine incluyo en el artículo sobre la industria solar de Latinoamérica publicado el verano pasado.

Otro proyecto para llevar la producción de células solares a Brasil prevé la construcción de la una fábrica de módulos fotovoltaicos verticalmente integrada de 1,7 GW, la planta Green Silicon. En este caso la producción cubriría toda la cadena de valor, desde la producción de silicio hasta la fabricación de módulos solares, y se ubicaría junto a una planta de energía hidroeléctrica que cuenta con la producción de energía anual más alta del mundo, la presa de Itaipú, que se encuentra en Paraná, cerca de la frontera con Paraguay.