El Banco Mundial destinará $ 1 mil millones a proyectos de almacenamiento en países en desarrollo

Share

El Banco Mundial ha realizado enormes esfuerzos para llevar energías renovables a los países en desarrollo durante la última década. Sin embargo, mucho más trabajo es necesario para proporcionar a estos países un acceso seguro y confiable a la energía, y vinculado al desarrollo de energías renovables como la solar, la eólica y la biomasa.

Uno de los principales problemas al desplegar la energía solar y eólica en los países en desarrollo es la falta de una infraestructura de red confiable, un factor que en los últimos tiempos ha llevado al establecimiento de sistemas de energía basados ​​en micro o minirredes, en alternativa a la inversión de enormes sumas de dinero para mejorar las redes eléctricas existentes o crear otras nuevas.

Que esta puede ser la tendencia para esta década fue confirmado, de hecho, por el Banco Mundial, que anunció ayer que destinará $ 1,000 millones de sus propios fondos para promover el programa Accelerating Battery Storage for Development, una iniciativa destinada a apoyar proyectos de almacenamiento vinculados a fuentes renovables en países en desarrollo y países de medianos ingresos.

La entidad internacional dijo que el programa debería fomentar $ 4 mil millones en nuevas inversiones, y que financiará y reducirá el riesgo de inversiones principalmente en parques solares a gran escala combinados con sistemas almacenamiento, proyectos de FV aislada, minirredes y baterías que pueden ayudar a estabilizar y fortalecer las redes.

“El almacenamiento de baterías puede ayudar a los países a pasar a la próxima generación de tecnología de generación de energía, ampliar el acceso a la energía y preparar el terreno para sistemas de energía mucho más limpios y estables”, dijo en un comunicado el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

Además de los $ 1,000 millones de fondos propios, el banco dijo que recaudará otros $ 1,000 millones en fondos climáticos concesionales a través de canales como el Fondo de Tecnología Limpia que pertenece a los Fondos de Inversión en el Clima (CTF), mientras que otros $ 3 mil millones debería venir de fondos e inversionistas privados y públicos.

El Banco Mundial no ha especificado qué países se incluirán en el programa. Dijo, sin embargo, que hasta la fecha, ha apoyado proyectos de almacenamiento vinculados a la energía solar y eólica en África, el sur de Asia y el Pacífico.

“El Banco Mundial ha financiado aproximadamente el 15% de la capacidad de almacenamiento de baterías estacionarias ya desplegada o actualmente en desarrollo en países en desarrollo, principalmente a través de proyectos de minirredes”, concluyó el prestamista financiero internacional en su comunicado.