Colombia podría definir a finales de mes los detalles del mecanismo para contratación a largo plazo

Share

La resolución sobre el mecanismo de subastas para la contratación a largo plazo de las energías renovables no convencionales podría quedar en firme el próximo 31 de julio. Así lo afirmó Camilo Tautiva, jefe de la oficina de Asuntos Regulatorios del Ministerio de Minas y Energía, al periódico El Colombiano.

Las características del mecanismo de contratación de largo plazo estuvieron abiertas a comentarios de la industria hasta el viernes, 22 de junio.

Después de estudiarlas todas, será la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) quien esté a cargo de implementar este mecanismo y publicar el pliego de bases y condiciones específicas establecidas en dicha resolución.

A través del decreto 0570 del 23 de marzo de 2018, el Ministerio de Minas y Energía estableció los lineamientos básicos para diversificar la matriz energética de Colombia. Con este proyecto de resolución se abre el camino para que fuentes renovables (solar, eólica y biomasa) puedan tener un mecanismo para la contratación a largo plazo de proyectos de generación de energía eléctrica en el Mercado de Energía Mayorista.
Una vez la resolución tenga carácter firme, será fundamental fundamental para viabilizar la entrada de proyectos de energías renovables no convencionales al Sistema Interconectado Nacional (SIN).
Según el decreto, la Comisión Reguladora de Energía y Gas (CREG) tiene hasta el 31 de julio de este año para establecer el esquema mediante el cual se trasladan los “costos eficientes de compra de energía” a la tarifa de los usuarios finales.
De acuerdo con el Ministerio de Minas, con la aplicación de este mecanismo se sentarán las bases para que el sistema eléctrico colombiano se consolide como el primero en Latinoamérica y el octavo a nivel mundial en términos de sostenibilidad.
El director de la Asociación de Energías Renovables (SER Colombia) afirmó al periódico La República que “los proyectos de fuentes renovables no convencionales son intensivos en capital en su inicio y sus retornos son largos en el tiempo, por lo que no es fácil que su financiación sea con la banca”.

Sin embargo si los proyectos ingresan a la matriz energética a través de los contratos que se proponen (de 10 o 15 años), los bancos u otros inversores podrían considerar financiar la elaboración y desarrollo de proyectos como parques eólicos y plantas de energía solar.