Alemania busca afianzar sus alianzas estratégicas con Latinoamérica de cara a la transición energética

Share

La Fundación alemana Konrad Adenauer Stiftung (KAS) y el Instituto de Estudios Avanzados en Sostenibilidad de Postdam (IASS Postdam) han publicado un estudio titulado “Alemania-América Latina: Fomento de Alianzas Estratégicas para una Transición Energética Global” (original en inglés aquí).

Según el informe, América Latina tiene una importancia estratégica para las políticas energéticas sostenibles internacionales de Alemania. Las tecnologías de energía sostenible no solo tienen un gran mercado potencial en América Latina, sino que también ofrecen oportunidades para abordar algunos de los problemas apremiantes de la región. Además, América Latina ofrece interesantes oportunidades de aprendizaje.

La nueva publicación KAS / IASS “Alemania-América Latina: Fomento de Alianzas Estratégicas para una Transición Energética Global” analiza tendencias clave de la política energética y lazos de cooperación bilateral con tres países latinoamericanos que son de particular relevancia para los esfuerzos alemanes para construir alianzas para una energía global transición: Brasil, México y Argentina. Mientras que Alemania ha establecido alianzas energéticas bilaterales con Brasil y México, Argentina ha asumido la presidencia del G20 de Alemania en 2018 y por lo tanto juega un papel central en la conformación de la agenda energética mundial.

El documento contiene las siguientes recomendaciones:

-Ajustar la comunicación de Energiewende a los contextos nacionales de los países socios, abandonando el término “transición energética”, si es inadecuado. Es importante reconocer que en países como Brasil, el suministro de electricidad tradicionalmente se ha basado en energías renovables. En este contexto, la “transición energética” es un término engañoso, ya que el desafío no es transformar un sistema eléctrico que tradicionalmente se ha basado en fuentes de energía convencionales, como lo es en Alemania. Por el contrario, en esos países, es importante evitar aumentar la participación de los combustibles fósiles durante los esfuerzos para expandir y diversificar el suministro de electricidad. Especialmente en cooperación con Brasil (un país con una muy alta participación de energías renovables en su suministro de electricidad y pionera en sustituir los combustibles fósiles en el sector del transporte), es importante reconocer explícitamente que Alemania no es el único candidato en los esfuerzos globales para fomentar energías renovables.

-Movilizar los beneficios socioeconómicos de las energías renovables para fomentar una narrativa orientada a las oportunidades en las políticas climáticas. En la mayoría de los países del mundo, las preocupaciones climáticas no son el principal impulsor de la expansión de las energías renovables. Particularmente en países con alta radiación solar y fuertes vientos (como en México, por ejemplo), los costos de la energía eólica y solar son muy bajas, lo que resulta en una gran oportunidad de negocios para estas tecnologías de energía renovable. Además, la implementación de las energías renovables puede implicar importantes beneficios sociales, como la mejora de la calidad del aire. Por lo tanto, la movilización de los beneficios socioeconómicos de las energías renovables puede desempeñar un papel importante en el fomento de una narrativa orientada a las oportunidades en las políticas climáticas, y así contribuir a elevar las ambiciones de mitigación tanto a escala nacional como global.

-Aprovechar la experiencia de los países socios para la cooperación internacional en materia de energía sostenible. Argentina, Brasil y México han adquirido una importante experiencia en la transformación del sector energético, que debería aprovecharse a nivel mundial. La cooperación germano-mexicana para reducir los fósiles los subsidios a los combustibles en el contexto del G20 han sido un paso muy importante en este sentido. Tanto México como Argentina han reducido sustancialmente sus subsidios a los combustibles fósiles. Sus lecciones aprendidas, tanto positivas como negativas, podrían ser de importancia estratégica para otras economías emergentes que aspiran a abordar esta barrera central para un suministro de energía sostenible. Brasil, por otro lado, fue uno de los primeros países del mundo en implementar subastas de energía renovable. Sus lecciones pueden proporcionar información importante, no solo para el diseño de subastas alemanas, pero también para el intercambio mundial de conocimiento en foros internacionales como el G20, IRENA e AIE.

El informe fue publicado en el contexto del Evento paralelo conjunto de KAS e IASS para el 4º Diálogo de Transición Energética de Berlín sobre el mismo tema.