Nueva microrred aporta electricidad, vivienda y asistencia a una comunidad agrícola en Puerto Rico

Share

La empresa alemana sonnen de almacenamiento inteligente de energía para viviendas anunció ayer la puesta en marcha de una microrred solar con almacenamiento energético inteligente que aporta seguridad energética y sostenibilidad a una comunidad de agricultores rurales en Bartolo, barrio montañoso de la región puertorriqueña de Lares.

La microrred, creada al reacondicionar una escuela abandonada, les proporciona vivienda a 14 familias que perdieron sus hogares a causa del huracán María, hace seis meses. Se ha instalado en colaboración con el socio energético local de sonnen, Pura Energía, y no está conectada a la red. sonnen ha donado un sistema de almacenamiento energético inteligente, que consiste en una sonnenBatterie eco 8 (4 kw / 8 kWh) y eco 16 (8 kW / 16 kWh), que fue acoplada a un sistema solar de techo de 9 kW suministrado por Pura Energía.

La comunidad de aproximadamente 7.000 habitantes está localizada en el barrio montañoso de Bartolo, en su mayoría habitado por agricultores del café que emigraron a la región en el siglo XVIII. Puesto que la tenencia de la tierra ha pasado de una generación a otra mediante acuerdos informales y sin la presencia de documentos, muchos habitantes de la zona no reúnen los requisitos para recibir subvenciones de la FEMA. A raíz de los daños ocasionados por el huracán María, Centros de Apoyo Mutuo ha reconstruido comunidades en toda la isla. Al asociarse con sonnen y Pura Energía para suministrar electricidad de manera sostenible a un nodo comunitario de Lares, ellos les están proporcionando asistencia inmediata y a largo plazo a los habitantes locales y revitalizando la comunidad.

El sitio se encuentra en una escuela que ha estado cerrada desde 2014, y a la cual habían asistido casi todos los habitantes de la zona desde que se inauguró en la década de 1920. Gracias a la asistencia de Centros de Apoyo Mutuo, la comunidad pudo convertir las aulas de clase en apartamentos para albergar a 14 familias locales, las cuales reciben electricidad proveniente de la microrred de sonnen. Las áreas restantes de la antigua escuela se han rediseñado como centro de recuperación y asistencia en casos de desastre, y la cocina se utiliza como centro de reparto de alimentos a la comunidad y las oficinas administrativas se utilizan como aula de arte. Las áreas verdes se han transformado en un jardín comunitario que no solamente contribuye a la alimentación de la comunidad, sino que permite la creación de una escuela vocacional para enseñar prácticas agrícolas sostenibles. Además, existen planes para abrir en el lugar el primer café y teatro alimentado por energía solar de Puerto Rico, que será dirigido por el centro juvenil local.

La comunidad cuenta con el undécimo sistema de microrred que sonnen y Pura Energía han instalado en la isla desde que el huracán María azotó a la isla en septiembre de 2017. A principios de abril, sonnen instaló otra microrred en la clínica de una comunicada remotaOtras microrredes se instalaron en centros comunitarios y de ayuda, lavaderos, centros de distribución de alimentos y dos escuelas, incluida una que planea seguir estando fuera de la red eléctrica después de que se reabastezca la electricidad. Toda la mano de obra y la tecnología fueron donadas por sonnen y Pura Energía a través de Del Sol Foundation for Energy Security. El valor de la donación supera los $ 350.000.