México se rebela contra los aranceles de Trump

Share

A 1.127.000.000 dólares ascendieron las importaciones de paneles solares de Estados Unidos a México en 2016 según los datos del U.S. Census Bureau. En ese mismo año, el vecino país del norte también importó de México 278.000.000 dólares de lavadoras domésticas.

El pasado lunes, siguiendo la recomendación de la Comisión de Comercio Internacional de EE. UU. “con el objetivo de proteger los intereses de los fabricantes estadounidenses”, el Representante Comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, aprobó la imposición de un arancel especial del 30 % a las importaciones de módulos y células solares, así como de un gravamen de entre el 20 % y el 50 % a las de lavadoras. Al referirse a la medida, el presidente Donald Trump afirmó que “ya no se aprovecharán de Estados Unidos”.

En concreto, EE. UU. gravará las compras de paneles solares con un arancel especial del 30% durante el primer año de funcionamiento de la medida, que bajará gradualmente al 25 % el segundo año, al 20 % el tercero y al 15 % el cuarto año. La importaciones de células solares con una potencia inferior a 2,5 gigavatios no se verán afectadas por este arancel.

Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía de México, ha señalado en un comunicado que “es lamentable la inclusión de México en la aplicación de salvaguardas a la importación de lavadoras domésticas a la Unión Americana, ya que la propia Comisión de Comercio Internacional de dicho país concluyó que no existen perjuicios para la industria estadunidense, como consecuencia de las importaciones de lavadoras mexicanas”.

En ese sentido la Secretaría de Economía señaló que las importaciones de paneles solares que Estados Unidos realiza de México favorecen el desarrollo y el fomento de la utilización de energías renovables, lo que contribuye a reducir el consumo de energéticos fósiles.

“México utilizará todos los recursos legales para que Estados Unidos cumpla con sus obligaciones internacionales, en particular, respecto de la compensación prevista en el artículo 802.6 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”, añadió Guajardo en el comunicado.

El artículo del TLCAN al cual hace referencia el comunicado de la Secretaría de Economía mexicana señala que “si las partes implicadas no pueden llegar a un acuerdo sobre la compensación, la parte contra cuyo bien se aplique la medida podrá imponer medidas que tengan efectos comerciales sustancialmente equivalentes […]”.

Ayer martes comenzó oficialmente en Montreal la sexta ronda de negociaciones para modernizar el acuerdo comercial vigente entre Estados Unidos, México y Canadá desde 1994, cuyo futuro pende de un hilo mientras los negociadores de los tres países tratan de resolver diferencias importantes. Según ha publicado Reuters, el presidente Trump, que ha amenazado regularmente con abandonar el pacto comercial que ha descrito como “un pacto desastroso”, dijo que las discusiones iban “bastante bien”.

En cuanto a Estados Unidos, la industria solar nacional se mostró dividida respecto a las barreras comerciales.
La decisión de eximir del arancel a las importaciones de células solares con una potencia inferior a 2,5 gigavatios podría mantener activos a alrededor de 14 fabricantes de módulos solares de EE. UU., pues las únicas empresas del país que fabrican sus propias células son Panasonic y SolarWorld.

“Si bien hubiera preferido que la Administración Trump no impusiera ninguna sanción a los fabricantes de módulos extranjeros, lo que habría preservado la industria solar en su forma actual, los aranceles que decidió imponer podrían disminuir, pero no detendrán a la industria solar estadounidense”, Dijo Tony Clifford, director de desarrollo de Standard Solar. “La industria solar ha pasado por peores decisiones políticas y también superará esta”.

“La industria solar es muy resistente, y estoy seguro de que los actores que la componen, que son innovadores, duros e ingeniosos, encontrarán soluciones para el último obstáculo que se interponga en el camino de la energía solar”, dijo Clifford. “El Siglo Solar está aquí, y ni siquiera los aranceles injustos se interpondrán en su camino”.

La Presidenta y CEO de la Asociación de Industrias de Energía Solar (SEIA), Abigail Ross Hopper, expresó su decepción por la decisión.

“Los aranceles en este caso no crearán una fabricación adecuada de células o módulos para satisfacer la demanda de EE. UU. y mantendrán a flote a Suniva y SolarWorld de propiedad extranjera, además de que crearán una crisis en una parte de nuestra economía que ha prosperado, lo que finalmente costará decenas de miles de puestos de trabajo”, dijo Hopper en un comunicado.

Por su parte, el portavoz de Suniva, Mark Paustenbach, dijo que los aranceles son “un paso al frente para esta industria de manufactura solar de alta tecnología que se abrió camino aquí en Estados Unidos”.