Uruguay presidirá la octava asamblea de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena)

La Asamblea Internacional de Energías Renovables tendrá lugar este sábado 13 y domingo 14 en Abu Dhabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, donde asistirán más de 1.100 representantes de 150 países.

Según la información publicada en el portal web del Ministerio de Industria, Energía y Minería, Uruguay será representado por la ministra de Industria, Carolina Cosse, y la directora nacional de Energía, Olga Otegui.

Entre las propuestas definidas para la próxima etapa de este organismo internacional se encuentra continuar expandiendo la transformación energética global, con énfasis en el apoyo hacia la transición de energía sostenible en el futuro.

Se examinará y aprobará la estrategia a medio plazo (2028-2022) de Irena, y el Programa de Trabajo y Presupuesto para 2018-2019.

Dos mesas redondas ministeriales facilitarán la interacción entre los responsables de las políticas al más alto nivel.

Durante las reuniones séptima y octava del Consejo de Irena, que tuvieron lugar en 2014, Uruguay ejerció la presidencia del citado órgano de dirección política.

Según indica el portal institucional, estas responsabilidades fueron asumidas por Uruguay tras haber sido elegido por sus países miembros. También sostiene que la significativa nominación para presidir este organismo multilateral refleja la confianza y el reconocimiento a Uruguay por sus logros en política energética.

Está reunión servirá como preámbulo para la Cumbre Mundial de la Energía del Futuro que se desarrollará hasta el miércoles 18 también en los Emiratos Árabes Unidos.

Uruguay tiene motivos para celebrar la incorporación a su matriz energética de la generación desde fuentes renovables: el pasado mes de noviembre, el país recibió el primer premio de SolarSuperState por ser 100 % renovable.

No obstante, la solar no parece estar avanzando mucho en el país últimamente: a pesar de haber recibido dos préstamos de 81 millones de dólares por parte de la Corporación Interamericana de Inversiones para mejorar integración de las renovables, el país no ha registrado grandes avances desde 2016. En ese año, el país llegó a tener una potencia fotovoltaica instalada de 88,4 MW cuando, según un informe de la empresa eléctrica UTE de principios de 2016, la nueva potencia fotovoltaica prevista para ese periodo debía haber sido de 167 megavatios. En 2013, el gobierno lanzó un programa para instalar aproximadamente 200 MW fotovoltaicos. Hasta la fecha, sin embargo, solo se ha completado una pequeña parte de esta potencia.