México plantea el almacenamiento hidráulico por bombeo como una opción de generación energética en Baja California Sur

La Iniciativa Climática de México, una organización sin ánimo de lucro que pretende enfrentar el desafío del cambio climático y asegurar un futuro próspero para todos los mexicanos, propone la aplicación del proyecto Ballena II, redactado por la consultora PwC. Su objetivo es identificar las oportunidades del uso de nuevas tecnologías a través del uso del rebombeo de agua como parte de sistemas de almacenamiento para fomentar el uso de la energía solar fotovoltaica.

El rebombeo hídrico se refiere a un sistema de almacenamiento de energía a través del almacenamiento de agua en dos embalses. El método de almacenamiento consiste en el uso de la gravedad para generar energía a través del movimiento de turbinas hidráulicas. El sistema bobea agua de una reserva o embalse a desnivel durante la generación de energía excedente fuera de horarios pico de demanda y libera agua del embalse superior cuando la generación renovable decae y la demanda aumenta o permanece constante.

El desarrollo de estos proyectos utiliza electricidad de bajos costos generada en horarios fuera de demandas pico para elevar la energía al embalse superior. Durante los periodos de alta demanda, el agua almacenada en el embalse superior se libera a través de turbinas para producir energía eléctrica. El gran beneficio de estas plantas es que, a pesar de que el proceso de bombeo consume energía, el sistema permite vender energía precios más altos en periodos de alta demanda. Además, si el costo de esa generación es igual a cero (a través del uso de energía renovable) las ganancias son siempre positivas. El desarrollo de este tipo de proyectos tiene también el beneficio de estabilizar la potencia de la red, permiten disponer de energía auxiliar en casos de emergencia así como reducir la intermitencia al ser combinada con generación renovable, entre muchas otras.

El proyecto se enfoca en identificar las características necesarias para la penetración de esta tecnología en el Estado de Baja California Sur, México. Debido a las características únicas del Estado – la desconexión del resto del Sistema Eléctrico Nacional, la alta dependencia en combus1bles fósiles para la generación de electricidad y la creciente y contaminante industria de la que depende la generación de energía – la posibilidad de desarrollar nuevas medidas de almacenamiento de energía surge como una estrategia para independizar de manera sostenible la generación de energía sin que afecte de manera negativa a la sociedad, al medioambiente y al desarrollo económico.

Actualmente existen dos proyectos de almacenamiento por bombeo de agua marina: Okinawa (ya no opera) y Tarapacá́, en Chile (en evaluación de impacto ambiental) son las principales plantas de bombeo de agua marina en el mundo. Estas instalaciones también podrían permitir n la desalinización de aguas utilizadas en el bombeo para abastecer a la demanda de consumo de agua.

Puede consultar el informe completo aquí.