Chile quiere ser 100 % renovable en 2040

La conferencia de prensa que la asociación chilena de energías renovables ACERA celebra cada año estuvo ayer marcada por un objetivo muy ambicioso: que en 2040, la energía eléctrica del país proceda al 100 % de fuentes renovables. Para ello, se han propuesto mantener el avance en las leyes actuales y trabajar con el próximo gobierno en las áreas pendientes.

El punto de partida parece positivo: entre otros muchos avances, el pasado mes de diciembre, con motivo de la cumbre One Planet Summit, jefes de Estado y de gobierno de Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, México, los gobernadores de California y Washington y los primeros ministros de Alberta, Columbia Británica, Nueva Escocia, Ontario y Quebec lanzaron el marco cooperativo Precio al Carbono en las Américas: un total de 42 jurisdicciones nacionales y 25 jurisdicciones locales y regionales pusieron precio a las emisiones de carbono.

El Presidente del gremio, José Ignacio Escobar, inició la conferencia haciendo un repaso por los objetivos de la Asociación.

“Estamos expectantes al nuevo gobierno, que tiene metas muy ambiciosas, pero que esperamos apoyar activamente para buscar los mecanismos necesarios para cumplir con la meta del 100 % de energías renovables al año 2040. Creemos que es una meta totalmente alcanzable y realizable, pero para lo cual es necesario definir el plan de acción para alcanzar la meta, un plan racional y coherente con la descarbonización”, señaló Escobar.
Luego se dio paso a la presentación de Carlos Finat, Director Ejecutivo de ACERA, quien destacó los puntos en común que tiene el gremio con el programa de gobierno del Presidente electo, Sebastián Piñera, específicamente en lo que respecta a cambio climático y las energías renovables. Asimismo, comentó lo exitoso del año recién terminado, señalando que “el 2017 fue muy positivo. La industria mantuvo un crecimiento en las mismas tasas altas que tenido en los últimos cuatro o cinco años. En especial, creemos que ha sido muy importante la aparición de tecnologías que no estaban presentes anteriormente, como es el caso de la geotermia y, por lo tanto, esperamos que esto también se mantenga para el año próximo”.
Los portavoces de ACERA hicieron énfasis en este último punto, ya que el 2017 representó la entrada de una tecnología ERNC que estaba en deuda, sobre todo por el alto potencial que tiene Chile. La geotermia logró una potencia instalada de 48 MW, convirtiéndose en la primera planta de este tipo en Sudamérica.
Los números generales son aún más elocuentes. Si en 2012 las ERNC tenían una potencia instalada de 952 MW, en diciembre de 2017 llegaron a 4.895 MW, lo que permite estimar que durante el 2018 se instalarán al menos 1.000 MW adicionales, principalmente eólicas y solares fotovoltaicas. El pasado mes de noviembre, la Comisión Nacional de Energía del país publicó que la potencia fotovoltaica instalada superó los 1,8 GW.

“Debemos promover todas las tecnologías, como el almacenamiento de baterías, la CSP, la geotermia, la mareomotriz, y todas aquellas que han tenido un desarrollo más lento, pero que debemos promover para que se complementen con las tecnologías que están actualmente más maduras”, señaló Escobar.

“Es evidente que el 2018 viene con muchos desafíos y será fundamental revisar nuestras metas ambientales, reducir emisiones y revisar el impuesto al carbono, y es ahí donde ACERA identifica su rol, promoviendo todas las tecnologías renovables y todas las bondades que ellas ofrecen al sistema eléctrico. Así, sin duda, juntos lograremos un Chile 100 % renovable”, ha afirmado la asociación en un comunicado de prensa.