América pone precio a las emisiones de carbono

Reconociendo que el cambio climático es una amenaza global, nacional y local, estos líderes del continente americano dan ejemplo: reafirman su compromiso con el Acuerdo de París y se comprometen a fijar precios a las emisiones de carbono como un instrumento central de su política para la acción contra el cambio climático; profundizar la integración regional de los instrumentos de precios al carbono en todo el hemisferio y desarrollar políticas de carbono que respalden la competitividad, fomenten la innovación, creen empleos, proporcionen un entorno saludable para sus ciudadanos y produzcan reducciones de emisiones significativas.

Con esta declaración, líderes provenientes de todo el continente presentaron el pasado martes su visión conjunta para la cooperación regional sobre fijación de precios al carbono en las Américas y se comprometieron a colaborar para fortalecer los sistemas de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV) de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) con el objetivo final de establecer la base necesaria para vincular sus mercados de carbono.

Este renovado compromiso de compartir conocimientos y mejorar la capacidad técnica en torno a los precios al carbono llega en un momento crucial: se han añadido ocho iniciativas nuevas o mejoradas de fijación del precio al carbono desde principios de 2016, y tres cuartas partes de ellas han tenido lugar en las Américas (Colombia, Chile y varias provincias canadienses). Ahora hay un total de 42 jurisdicciones nacionales y 25 jurisdicciones locales y regionales que ponen precio a las emisiones de carbono.

La declaración del pasado 12 de diciembre se basa en los compromisos de sostenibilidad establecidos por los países miembros de la Alianza del Pacífico y los esfuerzos continuos de Canadá y California para acelerar los esfuerzos hacia un crecimiento limpio y permitirá a los países de la región abordar el desafío climático usando la ruta más rentable: la colaboración.

En el futuro, el grupo de trabajo Carbon Pricing in the Americas (CPA) servirá como una plataforma para la cooperación entre jurisdicciones y, con el apoyo de diversas partes interesadas, incluidas empresas, instituciones financieras, organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil, tendrá como objetivo identificar oportunidades para aumentar la alineación de los sistemas de fijación de precios al carbono y promover mercados de carbono basados en iniciativas ya implementadas con éxito, como la Partnership for Market Readiness (PMR), entre otras.

La plataforma de colaboración Precio al Carbono en las Américas impulsa la acción para fortalecer la implementación de los precios al carbono como un instrumento de política central para la acción climática y el cambio hacia la energía limpia, la innovación y la promoción del desarrollo económico sostenible.

Esta iniciativa fortalece la alineación de los sistemas de fijación de precios del carbono e introduce sistemas armonizados de MRV de emisiones de GEI como base necesaria para la cooperación regional y el desarrollo de los mercados de carbono en las Américas.

Michelle Bachelet, presidenta de Chile, afirmó en el acto: “Nuestras economías no pueden negar el cambio climático y su impacto sobre las personas. Estableciendo un precio al carbono permitimos que el mercado impulse la acción climática a un menor costo. Cuando los objetivos económicos y ambientales están alineados, el desarrollo sustentable se hace inevitable. Por eso nos alegramos de que el precio al carbono se extienda por el continente americano, así más personas se beneficiarán de la mitigación climática.”

Por su parte, Enrique Peña Nieto, presidente de México, añadió: “La fase piloto de nuestro mercado de carbono está programada para iniciarse en la segunda mitad del 2018. Este es un paso sin precedentes en México y América Latina. Al adoptar esta Declaración, reconocemos el enorme potencial de colaboración en el continente, para continuar ampliando, profundizando y vinculando nuestros mercados de carbono”

Manuel González Sanz, ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, también apoyó la iniciativa: “Costa Rica tiene una larga historia reconociendo el valor económico de los servicios ambientales como un aspecto clave de nuestra política ambiental, tanto en el país como en el extranjero. Estamos orgullosos de adoptar esta Declaración y esperamos continuar trabajando con nuestros amigos y colegas para encontrar formas de fortalecer las conexiones entre los precios al carbono, la transparencia y la ambición en apoyo al objetivo del Acuerdo de París”.

Catherine McKenna, minister of Environment and Climate Change, explicó por qué fijar precio a las emisiones es un buen plan: “Fijarle precios al carbono puede ayudar a estimular la innovación, alentar a las empresas a reducir las emisiones y apoyar los esfuerzos globales para enfrentar el cambio climático. Canadá entiende que un entorno limpio y una economía fuerte van de la mano. La cooperación entre los gobiernos de las Américas respalda la competitividad de nuestras economías, la protección de nuestro medio ambiente y el bienestar de nuestros ciudadanos”.

Kathleen Wynne, primera ministra de Ontario, dijo en su discurso: “La lucha contra el cambio climático se trata de salvar todo nuestro planeta. Tenemos que estar en esta lucha juntos. A través de la cooperación podemos tener el mayor impacto al menor costo. El Marco Cooperativo de Precios al Carbono en las Américas es otro gran paso adelante. Muestra que no permitiremos que las futuras generaciones sufran las consecuencias de la inacción. Juntos, ganaremos esta pelea”.

apoyar la introducción de un precio sobre el carbono en las economías mundiales y, en particular, para promover los mercados de carbono.

En apoyo a esta iniciativa, Jim Yong Kim, presidente del grupo Banco Mundial, afirmó: “Ahora que el mundo se une para reafirmar su compromiso con el Acuerdo de París, acogemos con beneplácito el marco de cooperación de Precios al Carbono en las Américas. Los precios al carbono proporcionan la ruta más estable, rentable y predecible para los países en transición hacia economías de bajas emisiones de carbono. El Grupo Banco Mundial está listo para apoyar a los países de las Américas mientras trabajan juntos para implementar la fijación de precios al carbono para una acción climática ambiciosa”.

António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, también mostró su satisfacción: “Los precios al carbono pueden desatar la innovación y proporcionar los incentivos que las industrias y los consumidores necesitan para tomar decisiones sostenibles. Mientras nos esforzamos por lograr una mayor ambición en la implementación del Acuerdo de París, invito a todos los gobiernos y partes interesadas a intensificar la acción sobre este instrumento clave para enfrentar el desafío climático y aprovechar las oportunidades de un futuro resiliente y bajo en carbono”.

Christiana Figueres, ex secretaria ejecutiva de la CMNUCC, vicepresidente del Pacto Global de Alcaldes y líder climático, Grupo del Banco Mundial, dijo: “La fijación de precios al carbono es una herramienta poderosa para colaborar y traducir la urgencia en acción. Lanzada en el segundo aniversario del Acuerdo de París, esta iniciativa no podría ser más oportuna y demuestra que la voluntad política para la acción climática en las Américas sigue siendo sólida”.