El Instituto Interamericano de Energía Limpia celebra la decisión del gobierno de Brasil de poner fin a la construcción de megapresas en el Amazonas

Share

Durante años, las megapresas en la Amazonía han provocado una intensa oposición de pueblos indígenas, expertos en energía y economía, organizaciones sociales y ambientales y millones de ciudadanos en Brasil y en todo el mundo.

En particular, las campañas contra las megapresas de Belo Monte y São Luiz do Tapajós movilizaron a una amplia coalición de comunidades indígenas y organizaciones de la sociedad civil que instaron al gobierno brasileño a desarrollar los recursos solares y eólicos del país e invertir en eficiencia energética en lugar de financiar megapresas en el Amazonas.

Paulo Pedrosa, Secretario Ejecutivo del Ministerio de Minas y Energía de Brasil, reconoció en un comunicado de prensa el impacto de esta resistencia social, así como los altos costos y riesgos de las megapresas, en declaraciones a O Globo.

Además, los fabulosos recursos eólicos y solares de Brasil, los costos decrecientes de las tecnologías solares y eólicas y los avances en la integración de energía renovable constituyeron un argumento económico convincente para una transición de las nuevas megapresas a otras fuentes de energía, según el informe del Instituto Interamericano de Energía Limpia.

Por ejemplo, los proyectos solares dominaron la subasta brasileña celebrada el 18 de diciembre de 2017, y los proyectos nacionales de energía de Brasil instalarán más de 40.000 megavatios de energía eólica y solar para el 2026, un aumento significativo sobre las proyecciones anteriores.

Con este nuevo comunicado se espera que la matriz energética nacional continúe cambiando e integre más energía solar y eólica, pequeñas centrales hidroeléctricas, biomasa y generación descentralizada.

Heather Rosmarin, Directora Ejecutiva del Instituto Interamericano de Energía Limpia, emitió la siguiente declaración:

“Felicitamos al gobierno de Brasil por esta decisión histórica de poner fin a la construcción de megapresas en la Amazonía, y estamos profundamente agradecidos a los pueblos indígenas de la Amazonía y los ciudadanos de Brasil por años de trabajo dedicado a proteger esta región y avanzar hacia soluciones de energías renovables y asequibles “.