¿Ha reforzado la Ley de Reducción de la Inflación la cadena de suministro solar estadounidense?

Share

La Ley de Reducción de la Inflación (IRA) de 2022 establece incentivos tanto del lado de la demanda como de la oferta para fomentar la fabricación de energía solar dentro de los Estados Unidos, tanto en forma de créditos fiscales a la producción para los fabricantes como de créditos fiscales a la inversión para los desarrolladores de proyectos que utilicen contenido nacional. Mientras que estos incentivos han impulsado una avalancha de inversiones en tierras estadounidenses por parte de los principales proveedores mundiales de componentes solares, Wood Mackenzie echa un vistazo a si el IRA está dando sus frutos en términos de crecimiento de una cadena de suministro que incluye componentes solares como obleas, células, módulos y más.

Según Michelle Davis, responsable de energía solar global en Wood Mackenzie, el IRA ha promovido con éxito la inversión nacional en fabricación de energía solar. Wood Mac prevé 144 GW de capacidad de fabricación de módulos, 71 GW de capacidad de fabricación de células y 61 GW de capacidad de fabricación de obleas para 2027. Compárese con los 26 GW de capacidad de fabricación de módulos que tenemos hoy en día, sin producción de obleas ni células.

Pero lo anunciado frente a lo previsto son dos cosas distintas, y hay varios retos que ponen en riesgo la acumulación. Wood Mac prevé que sólo se producirá el 45% de la capacidad de módulos, el 25% de la de células y el 5% de la de obleas.

Según Davis, “algunas inversiones fracasarán y las empresas con menos experiencia no tendrán los conocimientos ni los medios para ejecutar sus planes”.

El primer reto, señala, se observa en la discrepancia entre la capacidad de módulos que se produce en EE.UU. en comparación con la de células y obleas. Como consecuencia, la industria nacional seguirá dependiendo de las importaciones para estos materiales previos.

Aunque la capacidad anunciada de 71 GW de fabricación de células y 61 GW de fabricación de obleas podría entrar en funcionamiento en 2027, las instalaciones de células y obleas son plantas mucho más caras y complejas de construir. Davis afirmó que, dado que las probabilidades de éxito son menores que en el caso de las plantas de fabricación de módulos, la industria solar estadounidense seguirá dependiendo de la importación de células y obleas.

El segundo reto, según Davis, es que muy pocos de los “otros” componentes solares se fabrican en Estados Unidos, como el vidrio, las láminas traseras, los marcos, las cajas de conexiones y otros. A medida que aumente la demanda, crecerá la capacidad, pero llevará tiempo.

Un ejemplo es la dependencia de Estados Unidos de los marcos de aluminio para módulos, que se importan sobre todo del este y el sudeste asiático, y el informe señala que todos ellos se fabrican con aluminio de alto contenido en carbono. Un informe elaborado por Wood Mackenzie y Origami Solar, fabricante de armazones de acero, afirma que si la industria solar estadounidense cambiara el aluminio por armazones de acero reciclado, dejaría de depender de las importaciones extranjeras porque “la enorme y bien establecida industria siderúrgica estadounidense está en condiciones de satisfacer fácilmente la demanda de los fabricantes nacionales con un producto más fiable, duradero, menos intensivo en carbono y fácilmente disponible”.

Un tercer reto es el precio. Según Davis, con la ampliación de las existencias de los fabricantes extranjeros, el exceso de oferta está provocando una fuerte competencia de precios, y los fabricantes estadounidenses están vendiendo módulos con pérdidas para poder competir.

En respuesta a la competencia de precios, el Departamento de Comercio inició su investigación por supuestas infracciones de derechos antidumping y compensatorios (AD/CVD) en Vietnam, Malasia, Tailandia y Camboya. Históricamente, los aranceles han oscilado entre el 50% y el 250% del coste de las mercancías enviadas. La Comisión de Comercio Internacional (ITC) debe hacer una determinación preliminar antes del 10 de junio de 2024 sobre si la industria nacional ha sufrido daños por la importación de mercancías objeto de dumping.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.