Una investigación demuestra que la energía eólica y solar produce decenas de miles de millones de beneficios anuales para la salud en EE.UU.

Share

Investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley han desarrollado una nueva metodología para estimar el valor de los beneficios para el clima y la calidad del aire de la generación eólica y solar. Un informe que describe los resultados de un análisis de datos de 2019 a 2022 utilizando la metodología concluye que la generación eólica y solar proporcionó 249 mil millones de dólares de beneficios para la salud del clima y la calidad del aire durante ese período.

Los defensores de las energías renovables argumentan que el costo nivelado de la electricidad (LCOE, por sus iniciales en inglés) no cuenta toda la historia cuando se compara la economía de la generación eólica y solar con las fuentes de combustibles fósiles. Las emisiones de las centrales de gas natural y carbón en forma de dióxido de carbono (CO2), dióxido de azufre (SO2) y óxidos de nitrógeno (NOx) afectan al clima y a la calidad del aire en formas que deben tenerse en cuenta al evaluar los beneficios de las energías renovables.

Los investigadores se basan en datos públicos sobre generación de electricidad y dividen el territorio continental de EE.UU. en diez regiones en las que la energía eólica o solar suministra al menos el 3% de la demanda de electricidad. Se excluyó una undécima región centrada en el estado de Tennessee porque no se cumplían los umbrales. La metodología mide la generación diaria de las fuentes adecuadas (solar, eólica, gas y carbón) por regiones y una media anual de emisiones por regiones. La razón de promediar las emisiones es que suele haber un retraso significativo en la disponibilidad de los datos de emisiones diarias.

Según el informe, en 2022 la media ponderada de generación en todas las regiones muestra que 1,0 MWh de generación eólica compensa 0,89 MWh de generación fósil (0,29 MWh de generación de carbón y 0,60 MWh de generación de gas); y que 1,0 MWh de generación solar compensa 0,76 MWh de generación fósil (0,14 MWh de generación de carbón y 0,62 MWh de generación de gas).

Las compensaciones no son uno a uno debido a las pérdidas de transmisión de las fuentes solares y eólicas, que tienden a estar situadas más lejos de los consumidores que las fuentes de combustibles fósiles, y a problemas de restricciones. También porque parte de la generación es absorbida por el almacenamiento en baterías, que no se tuvo en cuenta en el método de análisis. Además, según los investigadores, otras fuentes como la nuclear y la hidroeléctrica no suelen verse desplazadas por la generación solar y eólica, por lo que no se tuvieron en cuenta.

Para determinar el valor en dólares de los beneficios para el clima y la calidad del aire derivados de la reducción de las emisiones, los investigadores recurrieron a informes publicados en revistas científicas: un artículo de 2022 en Nature para determinar el costo social del carbono; y un artículo de 2019 en Environmental Research Letters que evaluaba los costos sociales de contaminantes como el SO2 y el NOx.

Con las compensaciones por generación y los costos sociales de las emisiones en la mano, los investigadores del Berkeley Lab pudieron calcular los beneficios para la salud de la generación renovable. Los investigadores descubrieron que los 435,6 TWh de generación eólica producidos en EE.UU. durante 2022 evitaron 228.798 kilotoneladas (kT) de emisiones de CO2, 116 kT de SO2 y 129 kT de NOx, lo que se tradujo en unos beneficios totales para la salud por valor de 62.400 millones de dólares. La energía solar proporcionó 116,1 TWh de generación, evitando 45.729 kT de CO2, 15 kT de SO2 y 28 kT de emisiones de NOx, lo que supuso 11.600 millones de dólares en beneficios para la salud.

Según los investigadores, su nueva metodología demuestra que los beneficios de la generación renovable son mucho mayores de lo que se había calculado hasta ahora y podría ayudar a defender con fuerza el aumento de la penetración de la energía eólica y solar en EE.UU. Además, las herramientas de análisis podrían aplicarse en cualquier lugar donde se disponga de datos suficientes. “La relativa sencillez de los datos necesarios para nuestro planteamiento aumenta la posibilidad de que pueda adaptarse a otras regiones del mundo”, afirman los investigadores.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.