La energía solar es una opción de ingresos para los propietarios rurales brasileños con tierras poco productivas

Share

La generación solar es una oportunidad para los terratenientes de Brasil, que se enfrentan a un problema de degradación de los pastos plantados en el país. Un estudio realizado por la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa) en febrero de 2024 mostró que hay aproximadamente 28 millones de hectáreas de pastos plantados con niveles intermedios y severos de degradación en Brasil. Además, Brasil tiene un total de 177 millones de hectáreas de pastos, de las cuales 109,7 millones tienen limitaciones de moderadas a severas. El Ministerio de Agricultura afirma que quiere convertir 40 millones de estas hectáreas en zonas agrícolas en un plazo de diez años.

En este escenario, el arrendamiento de tierras para plantas de energía solar se perfila como una alternativa rentable y sostenible, capaz de generar ingresos para los propietarios de las tierras, especialmente en zonas de baja o nula productividad.

La Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica (Absolar) revela que el país ha alcanzado la expresiva marca de 42 gigavatios (GW) de potencia instalada a partir de energía solar, consolidándose como la segunda mayor fuente de electricidad y el 18% de la matriz eléctrica nacional. El sector rural, por su parte, aumenta año tras año su participación en la generación solar distribuida en Brasil, representando más del 14% de la generación distribuida (GD) de Brasil, o 4 GW de los 29 GW instalados en esta modalidad en total, aunque sus unidades de producción representen menos del 9% de las mini y micro centrales de GD, o 223.000 de 2,5 millones.

“Es una alternativa para quienes tienen una superficie con baja productividad o que no está siendo aprovechada económicamente, pero también para los productores rurales que quieren tener un ingreso estable y atractivo de sus tierras. En promedio, las usinas bajo la legislación GD 2, que son proyectos presentados después del 7 de enero de 2023, registran un retorno por encima de las inversiones financieras, incluso considerando el aumento progresivo de la tributación previsto en la legislación. Para los proyectos registrados bajo la llamada GD 1 (antes del 07/Ene/2023) el retorno es aún mayor, y puede superar el 20% anual dependiendo de la región donde se ubique la planta”, explica Marciliano Freitas, consejero delegado de Desperta Energia, una empresa de base tecnológica centrada en el segmento de la generación de energía distribuida. Este es el rendimiento para el inversor-propietario de la central, que tiene que invertir en el proyecto y asumir los costes de explotación, como seguros, mantenimiento, etc.

Por ejemplo, la inversión en una central de 75 kW cuesta actualmente entre 50 mil y 58 mil dólares, dependiendo de la región y de los equipos utilizados, y puede generar unos ingresos por el alquiler de la central de entre 780 y 1.300 dólares al mes (entre 9.360 y 15.600 dólares al año durante el primer año de funcionamiento), siempre variables en función de las características de la capacidad de generación del proyecto concreto y de las condiciones tarifarias de la zona donde se instale la central.

La rentabilidad obtenida por el simple alquiler de terrenos para instalar un proyecto ajeno es menor, en torno a los 390 dólares por hectárea dependiendo de la región, pero sigue siendo atractiva para zonas poco productivas, ya que se trata de una renta que no requiere ninguna inversión para su obtención. “La renta del arrendamiento de tierras para una planta de energía solar proporciona un ingreso estable, a diferencia de otros ingresos rurales que suelen ocurrir en épocas de cosecha o venta de animales, ayudando a que el flujo de caja de la propiedad sea más armónico, ayudando a pagar los gastos fijos de la propiedad en los momentos en que no hay ingresos”, concluye Marciliano.

El arrendamiento de terrenos para una central solar se realiza mediante un contrato de alquiler de la superficie a utilizar, con una empresa o particular, o una cooperativa/asociación de consumidores, como contrapartida. De esta forma, el propietario del terreno recibe una compensación económica por el uso del mismo, mientras que el arrendador no tiene que incurrir en los elevados costos de adquisición del terreno para obtener una ubicación adecuada para los paneles que le generarán energía solar, a un costo inferior al de la energía consumida de las compañías eléctricas, dentro de las reglas de la generación de energía distribuida. En general, en el caso de la generación distribuida de energía, los propietarios de las plantas son consorcios o asociaciones de consumidores, gestionados y representados legalmente por un “asociado líder”, que suelen ser empresas especializadas en esta actividad.

“Al considerar una zona en la que instalar una planta de energía solar, los productores rurales y los propietarios estarán especialmente atentos a las características del terreno para el aprovechamiento solar, que determinarán el mayor o menor atractivo del arrendamiento del terreno. La topografía, la irradiación solar, la estructura tarifaria del concesionario, la accesibilidad y la seguridad son factores que repercuten en la rentabilidad de la planta y se reflejan en las negociaciones de arrendamiento”, afirma Marciliano.

El propietario rural también puede invertir él mismo en la planta solar, en cuyo caso sus ingresos serán mayores, pero a cambio tendrá que hacer la inversión. Con el fin de satisfacer la demanda de inversores y propietarios rurales para la instalación de plantas solares, Desperta Energia ha desarrollado Renda Desperta, pensando tanto en el propietario rural interesado en el simple arrendamiento de superficies, como en aquellos que pretenden realizar la inversión, en este caso indicando integradores para llevar a cabo el proyecto e incluso proveedores de financiación para la construcción de la planta.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.