WoodMac espera que este año se instalen 106 GW de energía solar

Share

Alrededor de la mitad de la población mundial está ahora afectada por las medidas para contener la pandemia de coronavirus. Al mismo tiempo, la demanda de electricidad está cayendo y el riesgo de una recesión global está aumentando, según afirma Wood Mackenzie en un informe de mercado recientemente publicado. Esta situación tendrá una serie de impactos diferentes en el futuro despliegue de la energía renovable.

Los analistas de WoodMac esperan ver un gran impacto en la demanda de proyectos de energía solar fotovoltaica y sistemas de almacenamiento, así como de vehículos eléctricos. Como resultado, la firma de investigación ha reducido su pronóstico anual de nueva capacidad fotovoltaica instalada en un 18%, y pasa de 129.5 GW a 106.4 GW en 2020. Las consecuencias de la crisis del coronavirus se sentirán, al menos, durante todo el año próximo, por lo que la empresa también ha reducido sus previsiones para el 2021 en cuanto a la demanda de energía solar en un 3% en comparación con las previsiones anteriores.

Las medidas de contención de la pandemia de coronavirus están teniendo diferentes impactos en diferentes segmentos. Estos problemas se manifestarán principalmente en los retrasos en las instalaciones de grandes plantas solares, así como en la disminución de la demanda de sistemas fotovoltaicos residenciales y comerciales, ya que los clientes están ahora bajo una considerable presión económica como resultado de la pandemia de Covid-19.

WoodMac también espera una caída en los precios de los módulos en Europa y Estados Unidos. En las últimas semanas, varios fabricantes de sistemas fotovoltaicos de China han podido empezar a reanudar la producción, y algunos de ellos ya han recuperado su plena capacidad de producción. La consultora dijo que esto ha contribuido a la disminución de los precios en Europa y los Estados Unidos desde principios de este mes.

Perspectivas de almacenamiento

El pronóstico para el mercado mundial de almacenamiento es igualmente sombrío. Por ejemplo, WoodMac redujo su escenario base para 2020 en un 20%, principalmente debido a los retrasos en la ejecución del proyecto. Sin embargo, el crecimiento del almacenamiento en todo el mundo seguirá superando los niveles observados en 2019. Al igual que en el mercado fotovoltaico, la empresa supone que la demanda de energía solar residencial + almacenamiento se verá más afectada por las medidas de contención de la pandemia que la demanda de proyectos a gran escala.

Tal como están las cosas actualmente, la disminución de la demanda de vehículos eléctricos podría ser aún más drástica. WoodMac espera que el mercado se reduzca en aproximadamente un 43% frente a 2019. Esto se debe principalmente a las medidas adoptadas en Estados Unidos, mientras que se espera una recuperación en China y Europa para finales de este año, con un retorno a los niveles observados en 2019, por lo menos.

WoodMac afirma que los principales riesgos para los mercados regionales de energía estarán vinculados a la duración y el alcance del actual estancamiento económico y la consiguiente disminución de la demanda debido a la recesión mundial. En Europa, todavía hay un cambio en las plantas de energía de combustibles fósiles de carbón a gas en los mercados de electricidad. La caída de la demanda de electricidad y las condiciones meteorológicas favorables para la energía eólica y la energía solar fotovoltaica han contribuido recientemente a los bajos precios de la electricidad. En algunos países, como Alemania, Francia y el Reino Unido, esto también ha dado lugar a precios de la electricidad negativos. Esto está complicando la economía de las plantas de gas en Europa en este momento, según los analistas.

Ya se pueden ver tendencias similares en Estados Unidos y América Latina. Para América Latina, se espera que la financiación de nuevas plantas de energía renovable y de centrales eléctricas de gas se complique debido a la inflación. La caída de los precios del petróleo también podría provocar que el cambio previsto del petróleo al carbón se retrase en muchos países.