Chile anuncia la electrificación total del transporte público para 2040

Share

El fabricante chino de vehículos eléctricos BYD afirma haber distribuido ya más de 1.000 autobuses eléctricos en la región. Chile es el país que lidera el ranking de la marca, y cuenta con la mayor flota de buses en el continente. La operación dio inicio en diciembre de 2018, de la mano de Enel y Metbus, y tras

un año de operación, la flota de 100 buses BYD K9 ha recorrido un total de 4.5 millones de kilómetros desde su despliegue, atendiendo a más de 13 millones de usuarios, afirma la compañía. Se han realizado 160 mil salidas.

Chile prometió en la COP25 que, para 2040, el 100% del transporte público del país será eléctrico, y otros países de la región han replicado la iniciativa: solo en 2019, en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, se presentó la primera flota de 20 buses eléctricos BYD de 12 metros de largo; en Mendoza, Argentina, se lanzó una flota de 16 vehículos (incluyendo 12 BYD K9); en Sao Paulo, Brasil, se entregaron 15 buses; mientras que en Colombia no solo se implementaron 64 e-buses en Medellín, sino que además la compañía ganó la licitación de 379 buses 100% eléctricos, que serán operados el próximo año en el transporte público de Bogotá.

Si bien China todavía representa la gran mayoría del mercado, América Latina ha mostrado un rápido crecimiento en 2019. Las ventas actuales de buses eléctricos para el transporte público latinoamericano alcanzaron 1.462 unidades a fines de 2019 y la mayoría de ellas corresponde a vehículos BYD, con una cuota de mercado del 71% en la región. De este total, 619 buses ya están en operación (incluidas las pruebas piloto), siendo también un 71% de ellos de la marca BYD.

Los gobiernos locales han anunciado sus compromisos para electrificar su transporte público. Chile, por ejemplo, ha anunciado la electrificación total del transporte público para 2040. Colombia ha publicado su Estrategia Nacional de Electromovilidad, dirigida a 600.000 vehículos eléctricos para 2030, y Ecuador anunció que todos los vehículos nuevos incorporados a la flota de transporte público deberán ser eléctricos a partir de 2025.