La energía fotovoltaica para hacer frente a la escasez de agua

Share

El gobierno de Filipinas tiene previsto realizar grandes inversiones para hacer frente a la escasez de agua en zonas remotas de Mindanao, la segunda isla más grande del archipiélago.

La Autoridad de Desarrollo de Mindanao (MinDA) y el Departamento del Interior y del Gobierno Local de Mindanao dedicarán 500 millones de dólares al proyecto de abastecimiento de agua rural de Mindanao, una iniciativa destinada a establecer el suministro de agua con energía solar y la desalinización en todos los “barangays” -distritos administrativos- de Mindanao, incluidas las provincias insulares de Sulu y Palawan.

“Pronto, cada barangay de Mindanao, Sulu y Palawan tendrá agua limpia para beber y regar”, dijo el secretario de MinDA, Emmanuel Piñol, según el servicio de prensa del gobierno.

Agua para la gente

El proyecto aportará agua potable y ayudará a pequeños proyectos de riego para cultivos de hortalizas y proyectos de cría de ganado. Se construirán plantas desalinizadoras alimentadas con energía solar y se suministrará agua mediante bombeo solar para arroz y otros cultivos.

El gobierno dijo que el programa será financiado por un préstamo de una entidad israelí no especificada a través del Banco de Desarrollo de Filipinas.

Una Encuesta Nacional de Demografía y Salud realizada por la Autoridad de Estadística de Filipinas en 2017 reveló que la región autónoma de Mindanao, devastada por la guerra, era la que tenía el peor suministro de energía eléctrica de las 17 regiones de Filipinas.

En agosto, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial puso en marcha un proyecto que utiliza la energía solar para ayudar a la acuicultura en Mindanao. El organismo internacional quiere que la energía solar y el almacenamiento de energía funcionen junto con generadores diésel para aumentar el suministro de energía en los municipios insulares de Sitangkai y Sibutu, donde se encuentran muchas granjas de algas marinas.

La crisis del agua en Irán

Mientras tanto, un estudio realizado por la Universidad Tecnológica Lappeenranta-Lahti de Finlandia ha descubierto que Irán, que sufre de una escasez crónica de agua, podría abordar en parte el problema de la desalinización con energía renovable.

El documento Asegurando el futuro suministro de agua para Irán a través de la desalinización 100% de energía renovable, encontró que una combinación de sistemas solares de inclinación fija y con seguidores de un eje, además de tecnología eólica, de almacenamiento y gas, podría ayudar a satisfacer la futura demanda de agua potable al alimentar las plantas desalinizadoras de agua de mar por ósmosis inversa (SWRO, por sus siglas en inglés).

Según el modelo sugerido, Irán podría satisfacer la mayor parte de su demanda de agua con plantas SWRO alimentadas con energía renovable para el año 2030.

La desalinización se considera la mejor solución a la crisis del agua, ya que la sobreexplotación actual del recurso está drenando ríos y lagos y amenazando la vida humana en las zonas afectadas.

El caso de negocio

El coste nivelado del agua (LCOW), que incluye los costes de producción, transporte y almacenamiento, se estima en 1-2,50 €/m3 (1,11-2,78 $). “El coste actual de las plantas SWRO alimentadas con combustibles fósiles, excluido el transporte acuático, en Irán es de alrededor de 0,70 euros/m3, en comparación con los 1 euros/m3 basados en el 100% de energía renovable a lo largo de la costa y que incluyen el coste del transporte”, escribieron los investigadores.

Los autores del estudio señalaron que la combinación de la energía solar y el almacenamiento de baterías es la solución más atractiva para satisfacer la demanda de electricidad de Irán.

Irán está teniendo problemas para implementar su programa de energía renovable debido a las sanciones impuestas por el presidente estadounidense, Donald Trump, el año pasado. La incertidumbre resultante ha disuadido a los inversores en energías limpias, ya que los proyectos a gran escala se han detenido en un país que ya había puesto muchos obstáculos en el camino hacia el despliegue de las energías renovables.

Según las últimas estadísticas publicadas por la Agencia Internacional de Energías Renovables, Irán había instalado una capacidad de generación fotovoltaica de unos 286 MW a finales del año pasado, parte de una cartera de 12,6 GW de energía renovable.

Por otro lado, la empresa estatal chilena encargada de garantizar el acceso al agua potable y tratamiento de aguas residuales en el país andino adjudicó a la empresa española Acciona el suministro eléctrico para abastecer con energía 100 por ciento renovable a la planta desaladora que actualmente construye en la región de Atacama.