Venezuela planifica sus primeros proyectos FV

Share

Basew Asfur, experto de energía y, en sus palabras, “constituyente de Venezuela”, ha anunciado que el gobierno del país está considerando la realización de proyectos eólicos, solares e hidroeléctricos a mediana escala para robustecer el Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Lo anuncia en una nota la Corporación Venezolana de Televisión (CVT), a la cual Asfur dijo en una entrevista que actualmente se está desarrollando un proyecto eólico en en el estado de Falcón y que la energía solar también será parte del mix energético del país. Asfur habló en sus declaraciones de un reimpulso de la energía solar, quizás ignorando que el desarrollo de la energía solar a mediana o gran escala ha sido extremadamente limitado por no decir inexistente hasta la fecha.

“Estamos en una zona tropical en donde se puede aprovechar más la fuente solar, esos proyectos están elaborados y hay un viceministerio de energías  alternativas al que hay que darle el repunte necesario”, dijo, sin proporcionar más detalles sobre las modalidades de realización de los proyectos. Asfur, además, mencionó muy rápidamente la posibilidad de realizar proyectos de energía distribuida de potencia de entre 1,5 MW y 3 MW para potenciar la industria nacional.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, había expresado su deseo de impulsar el desarrollo de una industria solar en el lejano 2013. Desde entonces, sin embargo, solo se han realizado pequeños proyectos fotovoltaicos no conectados a la red para regiones aisladas. La mayoría de los sistemas se instaló en el marco del programa Sembrando Luz, que depende de la Gerencia de Energías Renovables de Fundelec. El programa se fundó en el año 2005 por el Gobierno Bolivariano “en el marco de las políticas de inclusión social y diversificación de las fuentes energéticas, impulsado a través de la VI Comisión Mixta Convenio de Cooperación Integral Cuba-Venezuela y dirigido a atender a comunidades aisladas”.

En 2014, el gobierno venezolano dijo querer instalar unos 523 megavatios en proyectos de energías renovables en el periodo 2013-2019, de los cuales unos 478 MW correspondían a proyectos éolicos. Desde entonces, sin embargo, muy pocos megavatios de energía renovable vieron la luz en el país.

Sus dificultades financieras y políticas contribuyeron indudablemente a complicar el destino de las energías limpias, que en los países muy ricos de combustibles fósiles es ya de por sí muy difícil. Mientras tanto, este año el sistema eléctrico venezolano sufrió cuatro apagones eléctricos. El primero ocurrió el 7 de marzo y fue el más grande de su historia. El apagón originó un corte del servicio eléctrico masivo en todos los 24 estados de Venezuela, llegando hasta la zona fronteriza de Boa Vista en Brasil.

Las causas de los apagones siguen siendo difíciles de individuar, ya que el gobierno las atribuye a alguna forma de sabotaje estadounidense, mientras otros hablan de responsabilidades de la eléctrica estatal Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) e de su red eléctrica vetusta.

El gobierno de Maduro anunció en el mismo mes un plan para utilizar la criptomoneda El Petro para financiar los proyectos enfocados en la energía solar para los países pertenecientes a Petrocaribe. “En Cumbre de la Alianza Solar Internacional, el Canciller Arreaza, anuncia que el Pdte @NicolasMaduro lanza la iniciativa de financiamiento, a través del petro, de proyectos para la energía solar. Contará con toda la logística y capacidades de Petrocaribe“, dijo en esa época en su cuenta de twitter el el canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza. Tampoco de este plan, sin embargo, aún no se desconocen los detalles hasta la fecha.

Aproximadamente el 80% de la demanda eléctrica del país la cubre la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar de 10 GW, que está ubicada en el lago Guri, en el estado Bolívar.