Absolar crea un canal de denuncia contra las distribuidoras

Share

La Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica (Absolar) acaba de lanzar un servicio para denunciar a las distribuidoras de energía que incumplan las normas y dificulten el acceso de los consumidores a la generación distribuida.

La entidad creó una especie de Defensor del Pueblo online para que las empresas del sector puedan informar oficialmente de los problemas encontrados con las empresas durante todo el proceso de conexión de los clientes a la red local de distribución de energía. La dirección del nuevo servicio de la entidad es http://www.absolar.org.br/ouvidoria.

Entre las quejas más frecuentes se encuentran los retrasos en la inspección y homologación del sistema instalado –mucho más allá de los plazos establecidos por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel)–, el cobro excesivo de cantidades en obras para la conexión a la red y la exigencia de documentos no autorizados por Aneel.

“Son quejas recurrentes en el país, tanto de las empresas instaladoras como de los propios consumidores”, advierte Ronaldo Koloszuk, Presidente de la Junta Directiva de Absolar. “Los distribuidores de energía aún no se han dado cuenta de que los tiempos han cambiado y que los clientes ya no pueden tolerar que se les atienda mal”, añade.

Según Koloszuk, el sector energético está atravesando un momento muy similar al de la telefonía hace veinte años. “Hoy en día, la telefonía ha evolucionado, es digital, el consumidor tiene la libertad de elegir a quién comprar el servicio y no está atado al monopolio de una empresa”, comenta.

Según la encuesta exclusiva del Portal Solar, el mayor mercado de la cadena de generación solar distribuida del país, los retrasos en la aprobación de sistemas fotovoltaicos en hogares, empresas e industrias ya han generado pérdidas de 200 millones de dólares a los consumidores.

Según el estudio, las distribuidoras tardan una media de cuatro meses en aprobar cada instalación de un sistema fotovoltaico distribuido, un periodo que debería durar como máximo una semana. Este retraso genera cargos e impide que los consumidores puedan utilizar los créditos de energía de las empresas de servicios públicos de energía.

El pasado mes de noviembre, las distribuidoras brasileñas solicitaron cambiar la regulación par la generación distribuida.

Según nuevas estadísticas publicadas por Absolar, la generación distribuida de fuente solar alcanza los 500 MW en Brasil.