La brasileña Chesf finaliza proyecto FV flotante

Share

La productora de energía hidroeléctrica brasileña Companhia Hidrelétrica do São Francisco (Chesf), que atiende a varias ciudades del noreste del país, ha completado la construcción de su planta fotovoltaica flotante de 1 MW en la la represa Sobradinho, una central hidroeléctrica de 175 MW en el río São Francisco en Sobradinho, en el estado de Bahía.

El proyecto, que se planea expandir a 5 MW en los próximos años, fue lanzado por la compañía en 2016. Es parte de un programa de investigación y desarrollo de 420 millones de BRL ($ 109.0 millones) destinado al desarrollo de energía solar y otros proyectos innovadores en el Noreste de Brasil.

La planta fotovoltaica en la presa Sobradinho es actualmente el proyecto de I + D más grande del país para energía solar sobre el agua, dijo la compañía. “El objetivo es estudiar y comparar la eficiencia de la tecnología fotovoltaica enfriada naturalmente por agua, ya que los módulos solares pierden eficiencia bajo un fuerte calor”, subrayó Chesf en su comunicado.

El centro de investigación de la compañía, el Centro de Referencia en Energía Solar de Petrolina (Cresp), también está desarrollando otros 3 MW de proyectos solares innovadores, mientras analiza su rendimiento y tecnologías.

Chesf ha desplegado previamente una instalación fotovoltaica flotante en la presa de Balbina, una central hidroeléctrica en el río Uatumã, en la selva amazónica.

La compañía comenzó a considerar el desarrollo de proyectos FV flotantes después de que el gobierno brasileño anunció en 2014 un plan para incorporar este tipo de instalaciones eléctricas en todas las reservas de agua del país. En esa época, una crisis de sequía afectó a varias centrales hidroeléctricas en las regiones sureste y central de Brasil.