La Aduana argentina podría gravar la importación de paneles fotovoltaicos con un 18 %

Share

El 27 de septiembre pasado, el Gobierno nacional publicó el Decreto 864/18, que establece que la posición arancelaria 8541.40.32.900D pasa a tener arancel 0, con el fin de estimular la rápida adopción de la tecnología solar fotovoltaica.

La medida fue adoptada con el interés de promover el uso de la energía solar en el mercado interno. Sobre todo teniendo en cuenta que la gestión está trabajando en la reglamentación de la Ley de generación renovable distribuida, que permitirá a usuarios de todo el territorio nacional inyectar energía limpia a la red. Y la energía solar fotovoltaica, suele ser la solución tecnológica habitual en este tipo de marco regulatorios.

Sin embargo, empresarios nucleados en la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) sostienen que, desde al menos la semana pasada, rige en el sistema María, de la Aduana Argentina, una alerta sobre la posición arancelaria 8541 que corresponde a los módulos solares.

“Esta alerta establece que los módulos posean diodos incorporados, pasen a la posición 8501 correspondiente a los generadores eléctricos de corriente continua, que para la posición de generador eléctrico solar corresponde al número 8501.31.20.190E”, explican.

En conclusión, señalan que esta interpretación genera el efecto contrario de la intención de bajar el precio del mercado interno del sector, ya que fija un arancel del 18%, en lugar de 0, además de mayores percepciones fiscales.

“Esto perjudica notablemente al mercado interno además de no hacerlo previsible en cuanto a su estructura de costos”, advierten desde CADER.

Para trabajar atender con rapidez la situación, el lunes pasado funcionarios de la Aduana, la Secretaría de Energía y el Ministerio de Producción y Trabajo se reunieron para revisar el tema.

“Lo que hay que tener en claro es que la Aduana considere que los módulos con diodos no son generadores de corriente continua sino componentes de un sistema mayor y que para que pase a ser generador eléctrico solar no basta con diodo, sino un regulador de carga que los convierta en tal cosa”, cuenta a Energía Estratégica Marcelo Álvarez, presidente de CADER.

Y agrega: “así tanto los módulos – con o sin diodos- como las celdas sin laminar pasarían a no pagar aranceles”.

El dirigente explica que desde CADER han solicitado que para la importación de módulos/paneles solares fotovoltaicos se utilice la mencionada posición 8541. Para evitar tanto el aumento del precio interno como desequilibrios de mercado entre las empresas que cumplan la ley y las que utilicen documentación parcial u apócrifa para poder acceder a la posición de arancel 0.

“Entendemos que hay una oportunidad importante de estimular la producción de componentes de la cadena de valor fotovoltaica en la industria local. Para esto desde siempre proponemos incentivos financieros y fiscales para la Industria Argentina, destinado específicamente a los nichos en los que el sector puede ser competitivo a futuro tanto en el mercado interno como externo”, sostiene Álvarez.

En esa línea, el dirigente asevera que “no tienen sentido asignar recursos a incentivos que cuando desaparecen, luego de haber transitado la curva de aprendizaje, también desaparece la industria creada bajo su protección”.

“Debe evaluarse la cantidad y calidad de empleo creado por la política de promoción y su sostenibilidad de mediano y largo plazo. Correr carreras tecnológicas contra países como China sin un plan de negocios claro seria malgastar el dinero de los contribuyentes para proteger pocos puestos de trabajo de calificación intermedia a expensas de un precio mucho mayor de la tecnología para el mercado interno”, opina el titular de CADER.

El asunto del diodo

Desde la Cámara Argentina de Energías Renovables explican que la diferenciación entre módulo solar fotovoltaico y generador eléctrico solar en base a tener o no tener diodos, carece de sentido técnico, comercial y económico.

Este argumento viene de un mercado solo de módulos de 12 V de tensión con cajas borneras abiertas para poder hacer conexiones series y/o paralelo donde los diodos eran accesorios externos removibles.

En la actualidad la mayoría del los módulos vienen con borneras selladas donde los diodos son elementos constitutivos del módulo y no se pueden remover. En el mercado fotovoltaico internacional es bajísima la oferta de módulos solares fotovoltaicos sin diodos incorporados (esto obliga a introducirlos en forma externa en obra perdiendo la garantía de fabrica de los paneles).

“Se utilizan para evitar puntos calientes que conspiran con su eficiencia y seguridad. Un panel funcionando sin diodos se transforma en una carga ante cualquier efecto provocado por una sombra parcial o suciedad, generando que haya flujo de corriente inversa con el riesgo de que se produzca un corto o peor aún, incendio”, advierten.

Los diodos son componentes electrónicos de precio insignificante en comparación con el del panel, que permiten el flujo de corriente en una única dirección.

En los sistemas fotovoltaicos generalmente se utilizan de dos formas: como diodos de bloqueo (impiden que se descargue la batería en ausencia de luz solar) y como diodos de bypass (protegen individualmente cada panel de posibles daños ocasionados por sombras parciales).

Esto no transforma a un módulo solar fotovoltaico en un generador eléctrico solar, para esto hace falta incorporar electrónica de control externa.

Fuente: Guido Gubinelli / Energía Estratégica