La fotovoltaica en el mundo: España

Share

Una combinación de buenas condiciones meteorológicas en la primera mitad de 2018 ha llevado a la España peninsular a cubrir el 45,8 % de su demanda de electricidad con fuentes de energía renovables.

La energía eólica fue la principal fuente de generación y el 22,6 % de la demanda de electricidad por parte de la península, llegando a superar a cualquier tipo de generación, incluidas las no renovables. Según los datos de la REE, la producción eólica aumentó un 10,4 % en comparación con los primeros seis meses de 2017.

La energía hidráulica en la primera mitad de 2018 también aumento en un 74 % en comparación con el mismo período de 2017, que fue un año particularmente seco. De enero a junio de 2018, los sistemas de energía hidroeléctrica generaron 20.821 GWh, lo que corresponde al 16,9 % de la demanda total.

La energía solar contribuyó en un 4,6 % más que en 2017 en el mismo período. De esta cifra, un 3 % corresponde a energía fotovoltaica y un 1,6 % a sistemas solares térmicos.

Sumando la energía nuclear, que suministró el 20,6 % de la demanda eléctrica de la España peninsular (la segunda contribución eléctrica más importante después la eólica), la REE dice que “las tecnologías que no emiten CO2 a la atmósfera representan el 67,5 % de la generación de la primera mitad del año”.

Según un informe separado publicado por la REE, la producción solar de España ha variado poco en los últimos seis años a diferencia de la eólica y la hidroeléctrica. Julio es el mes en el que se genera la mayor cantidad de electricidad procedente de solar.

En concreto en 2017, la energía solar fotovoltaica y los sistemas solares térmicos proporcionaron respectivamente el 3,2 % y el 2 % de la generación eléctrica total del país incluidas las islas.

Según afirma la REE, para seguir incrementado la integración de generación renovable en el sistema eléctrico español, Red Eléctrica está trabajando en nuevos proyectos, asociados a la Planificación de Infraestructuras Eléctricas 2015-2020, que permitirán la evacuación de hasta 30.500 MW más de renovables a la red de transporte peninsular.