Micrroredes solares de emergencia para las comunidades más vulnerables

Share

Las microrredes se han vuelto cruciales para el esfuerzo de reconstrucción en Puerto Rico en los seis meses posteriores al huracán María. La situación ilustra de manera única la importancia de las microrredes solares con almacenamiento.

 

Microredes de emergencia solar

Mientras que las motivaciones financieras, de imagen y ambientales han llevado a Estados Unidos a instalar solar a un ritmo vertiginoso durante los últimos 10 años, Puerto Rico está instalando microrredes de emergencia solar en algunos de sus hospitales y clínicas médicas por una razón más urgente. Cuando el próximo mes de junio comience de nuevo la temporada de huracanes, los hospitales y las clínicas deben estar equipados para encender las luces, refrigerar los medicamentos y los equipos que salvan vidas. Las microrredes de emergencia solar garantizarán la operación continua de cargas críticas en estas instalaciones.

Al diseñar una microrred solar de emergencia, con los tres componentes clave de la energía solar fotovoltaica, el almacenamiento de energía y el seguimiento, las comunicaciones y el control, los ingenieros se plantean algunas cuestiones de partida: ¿Cuáles son las cargas esenciales que necesitan ser alimentadas por la microrred solar de emergencia, y cuánto tiempo puede soportarse una interrupción? Una parte clave de la microrredes de emergencia solar es la separación de cargas críticas y no críticas, de modo que la solar y su almacenamiento puedan aislarse de la red y proporcionar energía indefinida de respaldo a las cargas críticas.

Con las microrredes de emergencia solar, las cargas esenciales se pueden mantener en funcionamiento en las instalaciones prioritarias, como hospitales, estaciones de policía y bomberos, centros de operaciones de emergencia y albergues, y comunicaciones críticas e infraestructura de agua. Puerto Rico experimentó dificultades después del huracán debido a que su red eléctrica vulnerable no podría alimentar estos servicios básicos. La isla dependía de generadores diésel mientras esperaba que las cuadrillas repararan las líneas de transmisión y distribución dañadas. La escasez de combustible en negocios y hospitales pronto agravó los problemas.

 

Reconstruyendo Puerto Rico

El 3 de abril, en nombre de Clinton Global Initiative, el presidente Bill Clinton anunció el proyecto Solar Saves Lives, una coalición formada por Solar Foundation, Direct Relief, Hispanic Federation, Puerto Rico Primary Care Association Network y New Energy PR . Este grupo está trabajando en conjunto para coordinar la instalación de microrredes de emergencia solar en 12 de los 62 hospitales y clínicas médicas en Puerto Rico.

La coalición se movilizó después de que el huracán María dejara sin electricidad al 95 por ciento de la isla en septiembre de 2017. Si Puerto Rico hubiera tenido más recursos energéticos distribuidos, como solar en los tejados como parte de microrredes aptos para la instalación, los cortes de energía podrían haberse minimizado. Además, la generación eléctrica la isla habría sido mucho más limpia, dado que el 98 por ciento de ella provenía de los combustibles fósiles.

Aunque muchos esperaban que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) reemplazaría el contaminante sistema de energía eléctrica con energía limpia y renovable, FEMA anunció que reconstruiría la red eléctrica para dejarla tal y como estaba antes. Según la Ley de Asistencia de Emergencia y Socorro en Casos de Desastre de Stafford, que dirige los esfuerzos federales de respuesta a emergencias, las agencias deben asignar “el costo de reparar, restaurar, reconstruir o reemplazar una instalación pública o privada sin fines de lucro sobre la base del diseño de dicha instalación tal como existía inmediatamente antes del desastre mayor”. Esta directriz se aplica a la infraestructura crítica, como el sistema de energía.

Claramente, una red eléctrica alimentada con combustibles fósiles –una que depende de la existencia de esos combustibles fósiles– no es un sistema de energía ideal para una isla con abundante luz solar. Además, este sistema de energía le cuesta a los puertorriqueños estadounidenses de dos a cuatro veces por kilovatio-hora lo que pagan los estadounidenses del continente por la electricidad. Reconstruir una red eléctrica centralizada no tiene sentido en muchos frentes, el principal de ellos es que deja a la isla vulnerable frente a la inminente temporada de huracanes.

Esta situación llevó a la formación del proyecto Solar Saves Lives, que comenzó después del huracán María como un esfuerzo para avanzar hacia una red eléctrica más limpia y resistente. El proyecto ya completó una microrred solar de emergencia en la Clínica de Salud para Migrantes en Maricao, Puerto Rico. Esta microrred permitirá que la clínica sirva a su comunidad incluso cuando la red eléctrica se apague.

 

Resiliencia para todas las comunidades

El trabajo de Puerto Rico para construir sistemas de energía resilientes muestra a Estados Unidos en tierra firme la importancia de la energía limpia local frente a los desastres naturales. Los huracanes que azotaron Texas y Florida, y los incendios forestales en el norte de California el otoño pasado devastaron comunidades. Las tres áreas se habrían beneficiado de las microrredes de emergencia solar para su respuesta de emergencia y centros médicos.

En el norte de California, los incendios forestales de 2017 quemaron 210.000 acres, destruyeron 8.900 estructuras, obligaron a más de 90.000 personas a abandonar sus hogares y murieron al menos 44. Este fue el grupo más destructivo de incendios forestales en la historia de California y el más costoso registrado, causando al menos $ 9.400 millones en daños asegurados. La organización sin ánimo de lucro Clean Coalition, líder del proyecto de la Iniciativa Comunitaria de Energía Avanzada de la Península (PAEC), está aplicando lo aprendido en el proyecto PAEC a su colaboración con las comunidades de North Bay para desarrollar allí sistemas de energía resiliente. Las microrredes de emergencia solar son clave para proporcionar energía de respaldo indefinida para servicios críticos en esta región.

La Iniciativa PAEC también está trabajando en otros proyectos de microrredes en la región y ha definido tres escenarios en los que una microrred solar de emergencia podría proporcionar energía de respaldo indefinida para un refugio comunitario de emergencia en el condado de San Mateo, California. Los tres escenarios reducirían los costos de energía mientras proporcionan energía de respaldo impulsada por energías renovables por tiempo indefinido para este recurso de la comunidad.

Las microrredes de emergencia solar brindan a las comunidades una triple ventaja de beneficios económicos, ambientales y de resiliencia. Proyectos como estos en la parte continental, así como el proyecto Solar Saves Lives de Puerto Rico, muestran no solo lo que es posible sino también lo que es necesario. A medida que enfrentamos al cambio climático con tormentas más fuertes y grandes incendios forestales tenemos que planificar y construir más resiliencia en los sistemas de infraestructura críticos. Si planificamos estas posibilidades ahora, cuando ocurran los desastres, nuestros departamentos de policía, departamentos de bomberos, hospitales, refugios de emergencia y sistemas de agua y comunicaciones tendrán el poder de respaldo indefinido que necesitan para servir a sus comunidades.