La penetración de las energías renovables en todos los sectores es desigual, la solar sin conexión a la red impulsa el acceso a la electricidad

Share

Si bien el progreso general no alcanza el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 (ODS7), que exige “acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderno para todos” en 2030, se ha observado un progreso alentador en ciertas áreas y países específicos.

Elaborado en cooperación entre la Agencia Internacional de Energía (AIE), la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), la División de Estadística de las Naciones Unidas (UNSD), el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), Seguimiento del ODS7: El informe sobre el progreso de la energía (original en inglés Tracking SDG7: The Energy Progress Report) encuentra que la electrificación y la eficiencia energética están cobrando impulso, las energías renovables están penetrando el sector de la electricidad a un ritmo impresionante, un poco más rezagados se encuentran el sector del transporte y la calefacción, mientras que la cocina limpia está muy a la cola.

 

Acceso a la electricidad: el poder de la solar sin conexión

La expansión del acceso a la electricidad en los países más pobres ha comenzado recientemente a acelerarse, y el progreso supera el crecimiento de la población por primera vez en el África subsahariana, según el informe, que señala que mil millones de personas –o el 13 % de la población mundial– aún viven sin electricidad, principalmente en el África subsahariana, y Asia central y meridional.

Aunque el acceso universal a la electricidad sigue siendo inalcanzable, dado que al ritmo actual habrá un estimado de 674 millones de personas que aún no tendrán electricidad en 2030, el número de personas que sí tienen acceso a ella se ha acelerado desde 2010.

Los mayores avances se han producido en Bangladesh, Etiopía, Kenia y Tanzania, que han aumentado el acceso a la electricidad en un 3 % o más al año entre 2010 y 2016.

Este resultado se produce gracias a un mejor acceso a la electricidad a través de los sistemas domésticos solares, que ahora alimentan a decenas de millones de hogares, afirma el informe.

Sin embargo, continúa demostrando que la adopción de soluciones solaressin conexión a la red se mantiene concentrada en unos pocos países, donde ya llega a un 5-15 % de la población, o más.

Por lo tanto, el informe señala que identificar las barreras para la implementación de soluciones solares de bajo costo y sin conexión a la red es una prioridad crucial para los políticos, mientras que el sector privado puede desempeñar un papel cada vez más importante en catalizar la adopción de soluciones solares sin conexión a la red, subrayando la importancia de un entorno propicio adecuado para las nuevas tecnologías.

 

Por poco

Según el informe, el porcentaje de energías renovables en la combinación energética no alcanzará por poco el objetivo de 2030.

A partir de 2015, el mundo obtuvo el 17,5 % de su consumo total de energía final a partir de fuentes renovables. Según las políticas actuales, se espera que esta proporción solo sea del 21 % para 2030, y las energías renovables modernas, como la geotérmica, hidroeléctrica, solar y eólica, crecerán hasta suponer el 15 %, por lo que no alcanzarán el aumento sustancial exigido por el objetivo SDG7.

El informe subraya que el progreso obtenido en la generación de electricidad, donde los costos de la energía y la energía eólica y solar han disminuido rápidamente, aún no se corresponde con los objetivos en los sectores de calefacción y transporte.

Por ejemplo, las energías renovables ascendieron al 22,8 % en 2015, pero la electricidad representó solo el 20 % del consumo total de energía final de ese año, lo que pone de relieve la necesidad de acelerar el progreso en el campo del transporte, que está aumentando rápidamente desde una base muy baja del 2,8 % en 2015; y en el de la calefacción, que apenas aumentó en los últimos años y se situó en 24,8 % en 2015.

El informe también identifica a los países que lideran el proceso de adopción de energías renovables, incluido China, que representó casi el 30 % del crecimiento absoluto en el consumo de energías renovables a nivel mundial en 2015, Brasil, como el único país que excedió sustancialmente la participación renovable promedio mundial en todos los usos finales –electricidad, transporte y calefacción– y Reino Unido, cuyo consumo total final de energía creció un 1 % anual en promedio desde 2010, más de cinco veces el promedio mundial.

 

Eficiencia energética, cocina limpia

El crecimiento económico superó el crecimiento en el uso de energía en todas las regiones, excepto en Asia occidental. El informe muestra que la intensidad energética –la relación entre la energía utilizada con respecto al PIB– cayó a un ritmo acelerado de 2,8 % en 2015, mejorando la disminución anual promedio del 2,2 % obtenida para el período 2010-2015, pero todavía a la zaga la disminución anual del 2,6 % necesaria para cumplir con el objetivo del ODS7 para el año 2030.

Mientras tanto, fue particularmente alentadora la mejora en la intensidad de la energía industrial, en un 2,7 % anual desde 2010, ya que este es el mayor sector de consumo de energía en general.

El más crítico de los cuatro objetivos energéticos es la cocción limpia debido a la baja conciencia del consumidor, las brechas de financiación, el lento progreso tecnológico y la falta de infraestructura para la producción y distribución de combustible.

Según el informe, si la trayectoria actual continúa, 2.300 millones de personas continuarán utilizando métodos de cocina tradicionales en 2030, que actualmente son responsables de alrededor de cuatro millones de muertes relacionadas con la contaminación interna al año.