Acciona Microenergía y el Gobierno de Oaxaca, México, acuerdan seguir trabajando conjuntamente por los hogares rurales oaxaqueños

El pasado mes de noviembre, Acciona Energía y la Fundación Acciona Microenergía anunciaron la instalación y el mantenimiento de sistemas de electrificación domiciliaria que darán acceso a la electricidad a unas 3.000 personas como parte del programa del Gobierno de México para universalizar el acceso a la electricidad.

Desde 2012, Acciona Microenergía México ya ha dado acceso a servicios eléctricos básicos, con Sistemas Fotovoltaicos Domiciliarios de Tercera Generación (SFD3G), a más de 7.500 hogares de localidades con población inferior a 100 habitantes de Oaxaca (México).

No obstante, se estima que siguen existiendo miles de hogares sin acceso a electricidad, al igual que sin acceso a cocinas seguras, agua potable y saneamiento. Estas carencias se dan principalmente en pequeñas comunidades rurales, donde existen dificultades técnico-económicas para el abastecimiento tradicional, y derivan en diferentes problemas que dificultan el desarrollo de la población, como los relacionados con la salud y la educación.

Por ello, tras varios meses de conversaciones, Acciona Microenergía México y el Gobierno del Estado de Oaxaca, a través de la Secretaria de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable, han firmado un convenio marco para trabajar conjuntamente, durante los próximos cinco años, en la mejora de las condiciones de vida de comunidades rurales aisladas, en pobreza y pobreza extrema, en localidades con población inferior de 500 habitantes, mediante su acceso a servicios básicos.

Con este convenio se prevé la implementación de proyectos y programas de mejoramiento de los servicios y condiciones de las viviendas, incluyendo la extensión de la electrificación con sistemas fotovoltaicos de tercera generación que ya ha beneficiado a más de 7.500 hogares, dentro de las microrregiones que comprenden los municipios con mayor rezago social, de manera que se contribuya al mejor aprovechamiento de los recursos naturales propios de la región, para elevar los niveles de vida de la población a nivel municipal y de la localidad a través de dotación de infraestructura social y básica.

El desarrollo del Estado de Oaxaca enfrenta el reto de tener una enorme dispersión poblacional, y una deficiente infraestructura de comunicación regional, rural y urbana, que complica la accesibilidad a los servicios básicos y a los mercados, lo cual ha contribuido al aislamiento, la desigualdad económica, la fragmentación social, las asimetrías territoriales y a la falta de oportunidades para el desarrollo social y humano.