La fotovoltaica en el mundo: Suiza y Francia

El marco regulador de Suiza para la promoción de la energía fotovoltaica cambiará a partir de 2018. El esquema actual de FIT para fotovoltaica residencial y comercial será reemplazado por un esquema de reembolsos. Según la asociación suiza de fotovoltaica Swissolar, este cambio permitirá desplegar más capacidad fotovoltaica, ya que los tiempos de espera para la implementación de contratos FIT están aumentando considerablemente.
A partir de 2018, los FIT se pagarán solo a los proyectos que se registraron antes de mediados de 2012. El resto de los sistemas fotovoltaicos se financiarán a través del mencionado esquema de reembolsos, que garantizará un máximo del 30 % de los costos de inversión, según Swissolar. Según la asociación, no existe riesgo financiero para los inversores, ya que el pago de las contribuciones está garantizado por la ley.
Además, las nuevas regulaciones permitirán en el futuro proyectos colectivos para el autoconsumo. El esquema simplificado también permite mayores tasas de autoconsumo, lo que hace que estos modelos sean más interesantes económicamente para casas multifamiliares y comercios, dijo Swissolar.
El cálculo para la remuneración de la energía solar excedente que se inyecta a la red se ha regulado recientemente. En muchas áreas de distribución, se espera un aumento en estas “tasas de retorno”.

En Francia, el Ministerio de Transición Ecológica y Solidaria (MTES) ha emitido un nuevo decreto que introduce una reducción significativa de las tarifas de la red eléctrica para generadores de energía renovable con una capacidad de hasta 5 MW.
Según las nuevas disposiciones, que entraron en vigencia el 4 de diciembre, la tarifa de la red para instalaciones fotovoltaicas que no superen los 100 kW se reducirá en un 40 %, mientras que las de los generadores de energía solar de un tamaño de 100 kW 5 MW se reducirán entre 0 y 40 % dependiendo del tamaño del proyecto. La reducción de tarifas se aplicará a todos los proyectos de autoconsumo y los proyectos seleccionados en las licitaciones del gobierno, dijo Samy Engelstein de la asociación francesa de energía renovable SER, a pv magazine.
En la actualidad, Francia respalda la fotovoltaica residencial y comercial a través de la regulación para el autoconsumo y una licitación de tres años para instalaciones fotovoltaicas sobre cubierta de más de 100 kW de tamaño. En las dos primeras rondas de la licitación, se asignaron aproximadamente 300 MW de capacidad fotovoltaica. El gobierno espera que los desarrolladores instalen 1,45 GW de fotovoltaica a través de la licitación de tres años, que está abierta a los sistemas fotovoltaicos instalados sobre cubierta en edificios, invernaderos, instalaciones agrícolas y garajes.